El hecho se dio en plena crisis sanitaria del sur mendocino.

La Municipalidad de San Rafael clausuró el supermercado Átomo de calle Emilio Mitre (barrio Constitución) pues, a pesar de tener que estar cerrado por desinfección, tenía a sus trabajadores realizando reposición.

Debido a que se estaría violando el Artículo 205 y el 202 del Código Penal (poniendo en riesgo la salud de la población), no se descarta que, más allá de la clausura municipal, deba actuar la Justicia.

Al respecto, el presidente de la Unión de Empleados de Comercio (UEC), Luis Lucchessi, dijo a Diario San Rafael que “sabíamos que estaban los empleados adentro haciendo reposición”.

A raíz de esto, “se avisó a la Municipalidad, fueron desde el Área de Inspecciones que, al corroborar esto, clausuró el local“.

Debido a que se estaría violando el Artículo 205 y el 202 del Código Penal (poniendo en riesgo la salud de la población), no se descarta que, más allá de la clausura municipal, deba actuar la Justicia, según informaron los colegas sureños.

Se trata de la misma cadena de supermercados que en mazo se vio inmersa en una gran polémica por la muerte de una empleada que se contagió, y según denunciaron, obligaron a trabajar.

Vanina Castro tenía 42 años y se desempeñaba como cajera de un supermercado Átomo. Hace uno meses había sido mamá y pertenecía a grupos de riesgo, pero aun así tuvo que reincorporarse a su trabajo, donde contrajo Covid-19 y murió.

En el inicio de la cuarentena queda embarazada y al ser diabética y tener obesidad, integraba los grupos de riesgo. Después de tener familia, ella se reincorpora al supermercado a pesar de que no quería ir, consultó en el sindicato de empleados de comercio y le dijeron que la podían echar si no se presentaba. Vanina decidió volver al trabajo y hasta consiguió una prima para que le cuidaran a su hijo. Nos contactamos con la empresa por trámites de rigor que tenían que ver con la cremación y nada más, veremos cómo responderán porque al niño le corresponde una indemnización, yo creo que son responsables de lo que pasó”, explicó entonces Sergio, su cuñado, a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael.

Hace como tres semanas empezó a sentirse mal, la hisoparon y dio positivo, por lo que los primeros días estuvo en su casa, pero luego empeoró y se la llevó una ambulancia. Vanina ingresó al hospital y nunca más salió, nosotros solo nos comunicamos por teléfono por el protocolo Covid”, añadió.

Sobre el accionar de la empresa ante esta situación, Sergio aclaró: “Esta gente no es tonta, todas las charlas que tuvieron con ella para que vuelva a trabajar fueron informales, no hicieron nada formal, y le dijeron que si no volvía la iban a echar, a Vanina solo le habían dado un barbijo y nada más, siendo que ella atendía a muchas personas por día porque era cajera”.

El familiar de la mujer fallecida también se explayó sobre la comunicación del sindicato al que pertenecía la víctima. “Ella nos contó en un almuerzo lo que le dijeron desde la Unión de Empleados de Comercio, creo que lo correcto hubiese sido que ella se presente en el trabajo y que la Municipalidad controlara para ver que había personas de grupos de riesgo trabajando”, contó.

Sergio contó que Renzo, el bebé que Vanina tuvo como madre soltera, tiene cuatro meses y que él con su pareja se harán cargo del menor.

En este sentido, tras esta última clausura, Luis Lucchessi  señaló a los medios sureños: “Es un tema que venimos trabajando con esta empresa desde el año pasado, que no nos haga esta trazabilidad de trabajadores, porque si hay gente que ha estado en contacto estrecho, lo que tiene que hacer es que se tome los días correspondientes para hacer el aislamiento, y no que los manden a otra sucursal donde puedan ir y contagiar a compañeros y clientes”, expresó y agregó que si bien las autoridades de la empresa habían prometido cumplir los protocolos, eso “quedó en la promesa”, ya que la situación vivida “no marca lo pactado”.

 

Con información de Diario San Rafael