La mesa nacional de Juntos por el Cambio volvió a reunirse hoy en medio de fuertes tensiones internas por las candidaturas y las disputas por el liderazgo opositor. Entre otros puntos, coincidieron en el objetivo de fortalecer la unidad, ampliar la coalición y buscaron definir las reglas del frente electoral de cara al cierre de las listas. Acordaron volver a reunirse en dos semanas.

Mauricio Macri, no participó de la reunión.

Según publicó Infobae, la reunión transcurrió “sin ningún chisporroteo” y los referentes de la oposición repasaron la situación en cada provincia. No se mencionó ninguna candidatura en particular ya que “las realidades de cada distrito son diferentes”.

Del encuentro, que se desarrolló desde las 18, participó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; la exgobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal; la presidenta del PRO, Patricia Bullirch; el presidente dela UCR, Alfredo Cornejo; el auditor Miguel Ángel Pichetto; los senadores Martín Lousteau y Luis Naidenoff; y los diputados Mario Negri, Maximiliano Ferraro y Juan Manuel López.

Bullrich, Ferraro y Naidenoff oficiaron de voceros tras el encuentro.

“Hablamos de abrirnos lo más posible. Tenemos que definir cuestiones de ordenamiento interno, como van a ser los reglamentos electorales para que todos aquellos que han pedido participar en las PASO de JxC lo puedan hacer”, dijo la titular del PRO, quien aseguró que Macri no estuvo presente “porque tenía agenda previa”.

No hablamos de candidaturas. Hablamos de la importancia de sostener, fortalecer y ampliar este espacio”, dijo Ferraro, el jefe de la Coalición Cívica.

Fue una muy buena reunión de diagnóstico político, imprescindible para avanzar en el armado electoral con alianzas en las provincias y tratando de crecer”, detalló un referente de la UCR.

Entre las reglas que se fijaron se puso especial énfasis en “no evitar las competencias” entre los distintos espacios que componen la oposición y también “dejar competir a los que vengan de afuera”. Por ejemplo, sin poner pisos electorales demasiado altos (se definirán provincia por provincia).

Desde la Coalición Cívica detallaron que el temario estaba definido de antemano y por esa razón no se abordaron temas de la coyuntura política. En ese sentido, señalaron que la actitud general fue “colaborativa y constructiva” y “sin ningún tipo de tensión”.

Los referentes opositores insistieron en la idea de que las PASO son la herramienta que puede “ordenar” los distritos en los que no se logró un consenso amplio. También pidieron que las internas “sean civilizadas” para evitar el desgaste innecesario de algunos candidatos.

Por su parte, el senador Martín Lousteau destacó la importancia de ampliar la coalición “con PASO en todos lados” y planteó que “mostrar un rumbo económico posible y para eso hay que hacer autocrítica de la propia gestión”.

Juntos por el Cambio decidió también conformar una mesa de trabajo constituida por dos representantes de cada partido que hará un informe sobre la situación de cada distrito y lo presentará en aproximadamente 10 días, de cara a la próxima reunión.