Desde el Gobierno de Mendoza no descartan que el marco regulatorio de la actividad que también comparte Las Heras, y recientemente Guaymallén, pueda aplicarse en toda la provincia, no con fines recaudatorios, sino para tener un control de que quienes ejerzan la profesión al aire libre lo hagan con responsabilidad, con matrícula habilitante y con seguro de responsabilidad civil.

Según informó El Sol, el subsecretario de Deportes, Federico Chiapetta, sostuvo que la última iniciativa de Guaymallén es “un buen comienzo” y más allá del dinero que deban abonar los profesionales, que en muchos casos es “simbólico”, lo importante de la propuesta es que “deben registrarse, ordena la actividad y que pueden ejercerla con responsabilidad”.

La ordenanza de Guaymallén establece que los profesores de Educación Física deben abonar un canon mensual por hacer uso de espacios públicos para dar sus clases.

Chiapetta adelantó que se está analizando la posibilidad de llevar a la Legislatura un proyecto que abarque a toda la provincia. 

Hay mucha ilegalidad y es interesante que el tema se ponga en agenda, afirmó.

Por su parte, la diputada Cecilia Rodríguez (UCR) indicó que “ha estado trabajando y recibiendo a grupos que están a favor de la regulación y otros que no lo están. Estamos en una etapa de consulta sobre el tema”.

Y anticipó: “Con Chiapetta estamos viendo si podemos llevar a cabo una propuesta provincial”.

Las medidas impulsadas recibieron voces a favor y en contra del sector. Puntualmente desde el Colegio de Profesionales de la Educación Física (COPEF), Silvana Caponi, su presidenta, sostuvo queel colegio acompaña que las clases se den con profesores o gente con un título. El cobro o no de un canon depende de la comuna y no es competencia de nosotros”, dijo.

“Estamos a favor de que tengan prioridad y queden ordenados los profesionales con título y matrícula”, concluyó Caponi.

Una de las críticas más fuertes del sector es por la negativa de pagar un canon mensual por usar un espacio público. Sin embargo, otros señalan que un control sobre la actividad es importante para terminar con la ilegalidad.

El uso de plazas y parques para hacer actividad física comenzó a crecer notablemente durante la pandemia. Así en octubre del año pasado, Las Heras aprobó una ordenanza que obliga a los instructores a registrarse en la comuna y pagar un canon.

“La ordenanza no tiene un fin recaudatorio. El objetivo es tener un control de los profesores. Para esto deben traer su título habilitante, matrícula y seguro de responsabilidad civil”, detalló Mauricio Ginestar, director de Deportes de la comuna, quien afirmó que los ámbitos más utilizados son el Parque de la Familia y el de la Niñez.

Para dar clases al aire libre, un profesional debe pagar poco más de $100 de seguro de responsabilidad civil más el canon mensual en Las Heras que es de 30 unidades tributarias ($120).

Una vez que se reglamente la ordenanza en Guaymallén, se estima que la tasa será de 100 o 130 UTM ($620 – $800).