El lapidario informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos puso de relieve que el 10,9% de los hogares no accede a la red pública de agua corriente; el 33,8% no dispone de gas de red; y el 31,2% carece de conexión a las redes cloacales.

Y además, el 47,7% no accede a por lo menos uno de esos servicios, 1,4 puntos porcentuales más respecto de 2019.

Una quinta parte de los hogares argentinos habita viviendas de calidad insuficiente, el 2,6% vive en condiciones de “hacinamiento crítico” y casi la mitad carece de acceso a alguno de los servicios básicos, según el informe sobre “Indicadores de condiciones de vida de los hogares” difundido este martes por el INDEC.

Basado en datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) el Indec indicó además, que el 78,9% de los hogares tienen viviendas con materiales de calidad suficiente, cuando a fines de 2019 esa cifra era del 80,1%. Otro 7,8% tienen viviendas de calidad insuficiente y el 13,3% reside en viviendas cuyos materiales poseen una calidad parcialmente insuficiente.

El informe también registró que que el 2,6% de ellos se encuentra en una situación de hacinamiento crítico, lo cual alcanza a 238.000 familias, 6.000 más en comparación con la encuesta del año pasado. Cabe aclarar que la EPH abarca a algo más del 60% de la población total del país, por lo cual la cantidad de hogares afectados es aun mayor.

En cuanto al régimen de tenencia de vivienda, el 60,6% de los hogares encuestados afirmó ser propietario de la vivienda mientras que el 19,7% alquila su vivienda. El porcentaje de propietarios bajó casi 3 puntos en términos anuales, mientras que el de inquilinos subió 0,7 puntos.

Por último, los datos del INDEC mostraron que el 64% de la población tuvo en el segundo semestre de 2020 algún tipo de cobertura médica, más allá de los servicios que ofrece el sistema público, cuando el año anterior este porcentaje era del 67,4%. Según los números del informe, esto implicó que por lo menos 600.000 personas dejaron de percibir cobertura en el último año.