Los docentes mendocinos están a un paso de perder uno de los beneficios salariales que dispuso el Gobierno para los empleados estatales. Se trata de la suma no remunerativa de 54 mil pesos que se pagará desde febrero solamente a los gremios que la aceptaron en paritarias.

En diciembre, el SUTE descartó la oferta salarial del Gobierno y aunque hubo sectores de los trabajadores de la docencia que luego se quejaron de esta decisión, el Poder Ejecutivo aclaró ayer que no puede dar el adicional. 

«No podemos tratar igual a los que aceptaron la oferta que a quienes la rechazaron», expresaron desde el Ministerio de Gobierno.

Sin embargo, el SUTE no atraviesa su mejor mejor momento por el apartamiento de su titular Sebastián Henríquez involucrado en una denuncia judicial. Por esta razón, y como reza el dicho, a río revuelto…ganancia de pescadores.

Roberto Macho, titular de ATE intentando remarcó ayer que desde su conducción solicitan que el Gobierno provincial les haga una nueva propuesta salarial y no salarial a los trabajadores de la Educación.