El gobierno brasileño acaba de reglamentar un decreto que autoriza de forma permanente una cuota de importación mínima de 750.000 toneladas de trigo en grano libre de aranceles para países ajenos al Mercosur. La decisión perjudica directamente a la Argentina, históricamente el mayor proveedor de trigo a Brasil.