Tal como publicamos anteriormente (ver nota) el Gobierno de Mendoza tomó como base los permisos que ya tenía la Provincia en la última etapa de la primera cuarentena, en junio.

De tal modo que las restricciones que se imponen son:

-Actividades religiosas: se suspenden las celebraciones colectivas. Sin embargo Suarez dijo que pedirá habilitarlas.

-Reuniones familiares y de amigos: se vuelven a prohibir las reuniones en locales cerrados. Las reuniones familiares se habían vuelto a habilitar, pero ahora se restringirán nuevamente. También se prohíben las reuniones de amigos en lugares cerrados.

-Clubes: se mantendrán abiertos pero solo para actividades al aire libre.

-Las actividades comerciales, industriales y profesionales siguen autorizadas. Lo mismo respecto al sistema de salidas por DNI. Lo que deja de tener vigencia es la «liberación» que se había determinado para los viernes, sábados y domingos. Ahora todos los días tendrán restricción según la terminación del documento.

Respecto de otro tema polémico para los mendocinos, dejo Suárez «entendemos que el turismo interno puede seguir funcionando”. Y refiriéndose a la actividad en el Valle de Uco, agregó «esos lugares están trabajando con un gran protocolo”.

No obstante, remarcó que debido a la situación epidemiológica de la región, «vamos a salir a testear a Tupungato y Tunuyán”, declaró Suarez.

Ahora bien, el gobernador Suárez destacó que debemos respetar un aspecto de la norma nacional y es el que se refiere a las “reuniones o juntadas“, ante la proximidad del Día de la Madre; por lo cual se va a seguir dialogando con las autoridades nacionales para lograr consenso en la necesidad de permitir actividades en esta fecha tan señalada.

En este sentido, ell artículo 17 establece cuales son las prohibiciones que rigen para las localidades que entran en la categoría de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. “En ningún caso podrá autorizar la realización de eventos o reuniones sociales o familiares en espacios cerrados o en domicilios particulares”, especifica la norma firmada por el jefe del Ejecutivo nacional.

Pero incluso va un paso más allá y aclara que pierden vigencia todas las excepciones que se puedan haber autorizado con anterioridad en las jurisdicciones que están en ASPO. Eso aplicaría, justamente, contra el decreto 1225 de Suarez que habilitaba las reuniones familiares.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here