La Dirección de Educación de Tupungato distribuyó en los centros educativos del departamento 60 libros, 18 tableros, 50 alfombras sensoriales y más de 75 almohadones. En junio de 2020 -debido al contexto de pandemia que impidió la presencialidad en las escuelas- los educadores comenzaron a realizar estos elementos para promover el aprendizaje, durante la primera infancia de todos los niñas y niños, a través del juego, de los sentidos y la exploración.

El proyecto educativo de diseñar estos materiales didácticos surgió considerando la importancia de estimular la acción pedagógica de los más pequeños, haciendo hincapié en la necesidad de que el docente en los primeros años de escolarización planifique y organice el ambiente en el aula, el suministro de materiales y juguetes que despierten la curiosidad e interés de los chicos, y de esta manera estimularlos a aprender.

Los materiales se entregaron en los SEOS Mickey (Cordón del Plata), Abejitas Viajeras (San José), Burbujas de Colores (Villa Bastías), Sorpresitas y Mirador de Estrellitas (Ciudad); y en los CDIyF Cachorritos (Ciudad), Niño Jesus de Praga (Villa Bastías) y el que funciona en el CIC de San José.

Los juegos fueron confeccionados de forma manual con diversos elementos reciclados y reciclables: telas de colores, cuencas de madera, botones, entre otros. Pensados para ofrecer a los más chicos sensaciones y oportunidades para desarrollar habilidades importantes de forma relajada y jugando.

Las niñas y niños podrán explorar, experimentar, quitar, tocar, apretar, colocar, atar -entre muchas más alternativas- estimulando el desarrollo sensorial, la psicomotricidad fina, la coordinación de las manos y la creatividad. La manipulación de estos materiales despierta la curiosidad por los elementos, sus formas, números, lenguaje, imaginación y la emoción.

Los libros sensoriales entregados contienen una serie de páginas de tela con actividades manipulativas y multisensoriales para los más pequeños, activando la curiosidad e incentivando la imaginación.
Los tableros se basan en paneles que incluyen texturas para que las niñas y niños vayan tocando y experimentando.
Las alfombras, también conocidas como mantas de juego, disponen diferentes elementos que sirven a los niños para jugar, les ayudan a desarrollar los sentidos y también los animan a moverse y hacer ejercicio.

Estos trabajos artesanales están inspirados en la filosofía Montessori, cuyos principios pedagógicos son: promover el respeto a la capacidad innata del niño para aprender, proveer los escenarios, materiales y condiciones necesarias para aprovechar la mente absorbente del infante, favorecer el autoaprendizaje, organizar el ambiente cuidadosamente para ayudar al niño a aprender, trabajar simultáneamente la libertad y disciplina, respetar y valorar el logro de cada alumno en su momento y ritmo oportuno, reunir a los niños por grupos etarios, estimular el aprendizaje a través de la exploración física y la manipulación concreta de materiales multisensoriales, formar a los docentes como guías y apoyo de cada niño, según sus necesidades.