Además de Mendoza, que fue la primera provincia que se opuso a la decisión del Gobierno Nacional de retroceder de fase en algunos departamentos, también Santa Fe, Tucumán y Jujuy no aplicaron todas las restricciones del DNU.

Primero fue Rodolfo Suárez, el que desafió la palabra del presidente Alberto Fernández de la siguiente manera: “Vemos en el decreto presidencial que hay muchas zonas grises que hay que aclarar. Se habla de departamentos y no de conglomerado urbano. Hoy los mendocinos pueden trabajar y vamos a defender el empleo. La apertura económica hay que defenderla porque no podemos vivir en confinamiento permanente“, dijo el mandatario mendocino.

Y reafirmó: “El esfuerzo que hicimos lo vamos a mantener y no vamos a volver a Fase 1”.

Luego, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, que primero secundó a Fernández en el anuncio del viernes, al día de hoy no tiene previsto definir nuevas restricciones. “Las ciudades que figuran en el DNU están en ASPO, pero con aperturas. Hay que convivir con el virus“, dijeron desde la gobernación. Esas ciudades son Santa Fe, Rosario, Gran Rosario y San Lorenzo.  El gobernador evalúa solicitarle a Santiago Cafiero el regreso de la actividad náutica.

Por su parte, el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, anunció que San Miguel de Tucumán retrocedería con algunas habilitaciones para bares, comercios y gimnasios. Sin embargo, no pudo sostener las medidas: 24 horas después, dio marcha atrás y cedió a los reclamos del sector empresario para que los locales siguieran funcionando con protocolos. Este martes, sus funcionarios salieron a ratificar que se cumplía con el decreto del presidente. Pero lo cierto es que en la calle se ve la cuarentena laxa, a pesar de los indicadores epidemiológicos.

En Jujuy, apenas se comprometieron a analizar “no sólo los indicadores sanitariospara tomar una decisión sobre aquello que impone el decreto del presidente Alberto Fernández.

El nuevo decreto establece que, para salir del ASPO, “la razón de casos confirmados” –el cociente entre el número de casos de las últimas dos semanas y el número de casos de las dos semanas anteriores– deberá ser “inferior a 0,8“. Si ese cociente se ubica entre 0,8 y 1,2, la situación se cataloga como “estable“. Y si es superior, se considera “evolución en aumento“.

Una variable que todas las provincias, por estas horas, analizan con lupa.

Por otra parte, el gobernador Rodolfo Suarez se reunió en la tarde de este martes con el presidente Alberto Fernández y ambas partes, Nación y Provincia, aclararon la polémica por la fase 1 en Mendoza tras el DNU que generó malestar en los mendocinos.

Yo le aclaré que ese decreto lo interpretábamos de todas maneras y él me dijo que está bien interpretado porque él no pretendía en ningún momento mandar a la provincia de Mendoza a Fase 1, con lo cual quedó aclarado“, explicó el mandatario mendocino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here