El primer gol llegó a los 24 minutos de la etapa inicial con la fórmula boliviana que tanto complicó a la Argentina. Un centro de Chumacero y un testazo de Moreno Martins fueron suficientes para que el conjunto del altiplano celebre el 1 a 0. La distracción de Martínez Quarta y la constante pasividad de Armani representaron algunas razones del tanto local.

La Selección no le encontraba la vuelta al pelotazo largo en la altura de La Paz. Los córners, los tiros libres y los saques desde el fondo van, en su mayoría, directamente afuera. En el juego corto, la producción argentina es otracuando pueden tener la pelota sus mediocampistas centrales, reina la calma en el partido. Claro que con el resultado en contra, lo que falta es aceleración. Messi, lejos de la acción, es una cuestión a resolver.

Recién a los 40 minutos, el crack rosarino pudo desnivelar, dejando algunos rivales en el camino con su característico cambio de velocidad. Un rato antes, Paredes clavó un bombazo que dio en el palo más lejano de Lampe. Argentina termina el primer tiempo con esperanza.

En el minuto 44 del primer tiempo, Lautaro Martínez, con una carambola insólita, la Selección empató el partido antes del descanso. El delantero fue a pelear una pelota que parecía perdida y el mal despeje del defensor dio en su pierna y se metió en el arco local.

La Selección nacional se fue al vestuario con Tagliafico sancionado con amarilla.