El encuentro comenzó cerca de las 18:40 en el Salón de los Científicos, en el primer piso de Balcarce 50, hasta donde llegaron la ministra de Salud, Carla Vizzotti; el de Turismo, Matías Lammens; el de Defensa, Agustín Rossi; el de Educación, Nicolás Trotta; el de Trabajo, Claudio Moroni; la de Seguridad, Sabina Frederic; y el de Producción, Matías Kulfas.

Del encuentro también participan el secretario de la Presidencia, Julio Vitobello; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, y la asesora presidencial Cecilia Nicolini.

La reunión es para analizar el impacto de las medidas que se tomaron el jueves pasado y los datos epidemiológicos de los últimos días. De esta reunión no saldrán medidas, pero sí una hoja de ruta más clara sobre cómo seguir en los próximos días.

En el Gobierno se analiza la posibilidad de avanzar con medidas restrictivas más profundas, tal cual lo pidieron los expertos que asesoran al Presidente desde el inicio de la pandemia, pero quieren que los gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se hagan cargo de avanzar con las restricciones.

Hasta el momento el único gobernador que decidió ampliar las medidas tomadas por Alberto Fernández fue Axel Kicillof, que extendió el horario en el cierre de la circulación nocturna debido a la compleja situación epidemiológica que tiene la provincia de Buenos Aires. Los funcionarios de su gestión todos los días dan señales claras de que se deben tomar otro tipos de medidas para combatir la segunda ola.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aseguró que se deberían hacer “tres semanas de verdadera cuarentena”, mientras que el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, anticipó que “en cualquier momento se pueden definir medidas más restrictivas” y recordó que la postura de los funcionarios bonaerenses “era hacer un cierre fuerte de 15 días para reducir el aumento de casos mientras avanzamos en la vacunación de los grupos de riesgo”.

En Balcarce 50 creen que los gobernadores y el jefe de Gobierno porteño no están asumiendo la responsabilidad de avanzar con medidas más profundas que logren cortar el aumento de casos y eviten el colapso del sistema sanitario. Miran de costado, se ajustan al DNU y evitan quedar ante la sociedad como los autores de nuevas restricciones.

El camino que quiere transitar el Gobierno es similar al que le plantearon los expertos ayer. A esta altura, se inclinaría por avanzar con medidas restrictivas más duras, focalizadas y por un período de tiempo definido. El dinamismo en la gestión de la pandemia genera que los caminos a seguir se modifiquen todos los días. Se analizan variables posibles, costo político e impacto de las medidas.

En la Casa Rosada asumen que cualquier medida que se tome tiene que ser acordada con Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta porque la aplicación de la misma en el AMBA es la clave del éxito. Las medidas no pueden estar disociadas entre sí porque serían impracticables en el punto geográfico más poblado del país y con más contagios de COVID-19.