Una vez más quedó en evidencia la inoperancia de determinados sectores del estado.

En esta ocasión fueron incapaces de desactivar un corte de vías que produjo un grupo de unos 30 ex empleados de Ferrocarriles Argentinos que produjeron la interrupción en reclamo de su situación laboral; provocando una aglomeración de miles de personas a las puertas de la estación Constitución.

Los servicios eléctricos de la línea del ferrocarril Roca funcionaron de manera limitada debido a un corte en las vías a la altura de la estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, en la localidad de Avellaneda, y se provocó un caos en la Estación Constitución. Según se informó, se trató de un puñado de ex empleados de la empresa que decidieron interrumpir la circulación en reclamo por haber sido despedidos.

De acuerdo con el comunicado de Trenes Argentinos Operaciones, mientras duró la protesta no salió ni entró ninguna formación de la estación cabecera de Constitución. Mientras tanto, en esa estación, comenzaron a juntarse pasajeros que no pudieron viajar debido al corte. La situación, desde lo sanitario, más allá de que se levantara el corte fue riesgosa, ya que ocurrió en la hora pico donde cientos de trabajadores regresaron a sus hogares y se aglutinaron en la entrada de la Estación, provocando un caos.

Una vez que se levantó la protesta tras varias horas, los pasajeros que aguardaron para ingresar hasta que se abrieron las puertas en la cabecera de Constitución, entraron corriendo, lo que se tradujo en un desborde del servicio.

Desde el otro lado, los manifestantes decían que hasta que el “Gobierno no se acercara a resolver el problema no se iban a mover”. “Queremos que venga gente del Ministerio de Trabajo y de la empresa, para poder finalizarlo. Necesitamos algo escrito con el compromiso de lo que pedimos”, declararon frente a los medios. Tras cuatro horas de corte, anunciaron que se levantaba la protesta, porque desde el Ministerio de Trabajo les prometieron que el miércoles próximo se concretaría una reunión para resolver el conflicto.

De este modo, en la cartera de Trabajo, explicaron que los manifestantes eran un total de 25: un puñado de ex empleados que quedaron de unos 300 trabajadores de los ferrocarriles que habían sido echados de sus puestos de trabajo. De ese número, según explicaron, 260 ya fueron reubicados.

Numerosos profesionales de la salud clamaron en los medios nacionales, sobre lo que significó esta multitud en relación a la imparable cadena de contagios en plena pandemia.

Coinciden desde diversas fuentes sanitarias consultadas, en que las consecuencias de esta jornada, se verán en pocos días.

Cientos de personas se agolparon en Constitución, donde el servicio del Roca estuvo interrumpido durante más de cuatro horas. Foto: Juano Tesone.