Fernández se encuentra reunido con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, en la Quinta de Olivos. Está discutiendo el formato final de las medidas para comunicarlas en la tarde de hoy. No será un DNU como el que anunció la semana pasada si no que tendrá formato de decisión administrativa.

El cuerpo médico presidencial ya le dio el alta al Jefe de Estado, que contrajo coronavirus hace más de una semana y estaba cumpliendo con el aislamiento en la residencia presidencial.

Alberto Fernández tiene decidido avanzar con medidas restrictivas en la tarde de este miércoles. Ya no esperará que los gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, apliquen nuevas medidas de control o restricción. Está fastidioso porque ninguno avanzó más allá de los parámetros del DNU presidencial que se publicó la semana pasada y que restringió la circulación nocturna.

El Gobierno avanzará con una restricción en la circulación entre las 20 y 6 de la mañana. La medida sería aplicada en el AMBA y los municipios más complicados epidemiológicamente.

La decisión es que la medida abarque todo el territorio nacional y que los gobernadores vuelvan a disponer de la facultad de ampliarlas.

Una segunda medida está dirigida a suspender todas las actividades sociales, culturales, deportivas y de recreación por los próximos 15 días. Para el Gobierno son los principales focos de contagio. Así se lo hicieron saber el grupo de expertos médicos que estuvieron el lunes en la Casa Rosada. Por eso la opción es suspender todos esas actividades y, de esa forma, cortar la circulación del virus.

Esta última medida afectaría el comercio gastronómico, por lo que el Gobierno evalúa otorgar ayudas económicas a ese sector para poder amortiguar el impacto generado por la suspensión de las actividades. Aún no se terminó de definir, pero los restaurantes podrían trabajar con el servicio take away, al igual que lo hicieron el año pasado.

Aún no está cerrado la forma en que se comunicarán las medidas. En un primer momento en la Casa Rosada se trabajó con la hipótesis de buscar un consenso con los gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, que ellos tomen medidas en las próximas 48 horas y luego avanzar con un nuevo paquete de medidas antes del fin de semana. Pero los planes cambiaron después del mediodía de este miércoles, cuando Fernández decidió apresurar su decisión y avanzar con las restricciones.

Las medidas, tal cual se decidió ayer en la reunión de urgencia a la que convocó Cafiero en la Casa de Gobierno, serán focalizadas y por un tiempo determinado bien marcado. Una fecha de inicio y otra de final. La intención oficial es darle certezas a la sociedad sobre cuántos días durarán las restricciones.