La jueza María Servini está internada en terapia intensiva en el Sanatorio Otamendi, por un cuadro de baja saturación de oxígeno. Se contagió de coronavirus la semana pasada, según ella misma confirmó en una entrevista televisiva en la que reprochó el manejo del plan de vacunación. La magistrada federal recibió una dosis y dijo que le cancelaron el turno que tenía para la segunda.

Según publicó LA NACION, la jueza con competencia electoral a nivel nacional fue internada esta tarde en el sanatorio porteño. Servini tiene 84 años y está a cargo del Juzgado Federal Nº1.

La semana pasada, la magistrada confirmó que se contagió, criticó la marcha del cronograma de vacunación y pidió que inoculen a todo el personal de su juzgado para garantizar el desarrollo de las elecciones primarias.

“Si me hubieran dado la segunda dosis, no me haría contagiado”, dijo Servini el viernes, en declaraciones al canal América. “Estoy muy enojada porque este tema de las vacunas se está manejando muy mal y se lo estoy diciendo al señor presidente también: se ha manejado irresponsablemente, no como debía haberse manejado”, completó. Tras confirmar su contagio la jueza afirmó que tenía tos y un “cansancio brutal”.

Servini había pedido la vacunación de los empleados de su juzgado en varias ocasiones. “No los voy a exponer a que se enfermen los 25. Mi equipo son como 300 personas, estos son los 25 urneros, como los llamamos, que preparan las urnas con lo que debe contener en cada mesa”, explicó la semana pasada.