Estallaron los cacerolazos de protesta tras los anuncios del Presidente en diversos barrios de Capital Federal y el AMBA.

Palermo, Núñez, Belgrano, Barracas y Flores fueron algunos de los barrios en donde más se escuchó el ruido metálico desde las casas y los edificios.

Hasta ahora, los funcionarios del propio presidente habían negado alguna de las medidas que tomó. También había trascendido en horas de la tarde que no habrá un nuevo IFE, tal coo lo conocimos, si bien se implementará algún tipo de subsidio a los sectores más castigados.

El caso relevante es el del ministro de Educación, Nicolás Trotta, que había negado cualquier posibilidad de suspensión de clases, y el presidente lo dejó en ridículo con sus anuncios, que implicaron la suspensión de clases en los tres niveles a partir del próximo lunes, volviendo a la virtualidad.

Alberto Fernández, anunció que más medidas restrictivas que regirán entre las 20 a las 6. Además de aumentar la restricción a la circulación, el jefe de Estado señaló que se suspenderá la presencialidad en las escuelas, se cerrarán los comercios y restaurantes. También, llamó a la conciencia social.