El fiscal federal Carlos Stornelli pidió citar a declaración indagatoria a Miriam Lewin, titular de la Defensoría del Público, y solicitó una medida cautelar para frenar la puesta en funcionamiento de Nodio, el Observatorio de noticias que impulsa el Gobierno y que le costará al estado unos 270 millones de pesos mensuales.

Stornelli reivindicó el derecho de que sólo la Justicia puede investigar a los periodistas.

La iniciativa NODIO fue lanzada el 9 de octubre pasado por la Defensoría del Público a cargo de Lewin y según el organismo oficial “es pensado como una línea de trabajo que contará con la participación de plataformas digitales, universidades, comunicadores, sindicatos, cámaras empresarias, empresas de comunicación y miembros de la sociedad civil. Tiene como objetivo promover la libertad de expresión y el debate democrático“. Aunque en los hechos auditará las coberturas de los medios y las redes sociales.

Una seria inquietud sobrevuela la Argentina, quizás una de las más peligrosas, aquella que se refiere a la amenaza a Ias libertades individuales. ¿Será que existen grupos cuyo perverso plan sea ese?”, señala entre las consideraciones de su pedido a la jueza María Capuchetti.

En el dictamen el fiscal le pide a la magistrada que dicte una “medida cautelar” para prohibirle a la funcionaria “la producción de cualquier acto administrativo y/o decisión y/o ejecución por parte” de la Defensoría Público de Servicios de Comunicación Audiovisual “y/o cualquier otro organismo estatal, que pudiera tender a llevar adelante las actividades” del observatorio y que pudieran provocar “posibles o mayores efectos dañinos sobre el bien jurídico protegido e implicar, por tanto, un menoscabo irreparable al derecho de la libertad de expresión y a la libertad de prensa, constitucionalmente consagrados”.

Stornelli sostiene que “corresponde resaltar, aunque sabido es, que nuestra Carta Magna consagra expresamente el derecho de publicar ideas por la prensa sin censura previa“.

El dictamen de Stornelli se basa en una denuncia que presentaron un grupo de diputados de Juntos por el Cambio contra NODIO y Lewin. En esa denuncia, Jorge Enríquez, Waldo Wolff, Graciela Ocaña y Fernando Iglesias, entre otros, hablaban de “los riesgos que esa comisaría del pensamiento lleva en germen, y en pocas horas han sobrado voces de reserva y repudio a esa creación oficial“.

Es tema aquí es que el aparato estatal se estaría arrogando, vía este famoso Observatorio, ¡a potestad de definir o calificar qué noticia o expresión pública tendría o no tal alcance malicioso; y más cuestionable aún, se arrogaría la todo poderosa potestad de desarticularlas (conforme el propio comunicado oficial) o, en otras palabras, aplicarles censura“, agregó el fiscal de la causa de los Cuadernos de las Coimas.

Luego destacó que “no es posible fijar, al menos sin que constituya delito, una política estatal que pisotee sin miramientos las garantías de rango constitucional que asisten a todos quienes deseen habitar el suelo argentino, puntualmente aquellas que párrafos arriba fueran mencionadas, máxime ello cuando los objetivos perseguidos se muestran tan poco transparentes como peligrosos“.

El fiscal Stornelli subrayó que “la verdad no tiene matices, ni fabricantes. La verdad solamente es, y suele soportarlo todo. Perseguirla, reitero, es un crimen; disimularía, un papelón. ¿Quién será el comisario? ¿Cómo será la DESARTICULACIÓN? ¿Discutiremos en el futuro los alcances que tuvo tal dislate?; ¿Dará pábulo a calamidades?”

Se preguntó: “¿”La Libertad se ejerce, no la da graciosamente el Estado, quien únicamente deberá garantizar que nadie la atropelle, y menos aún constituirse en quien la avasalla“, agregó Stornelli.

monitorear el pensamiento no favorece la libertad de expresión“, expresó la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), entidad que salió a criticar duramente el Observatorio Nodio.

La instauración de este tipo de órganos de vigilancia desde el Estado conlleva un riesgo cierto de que estos sean utilizados como método sutil de disciplinamiento o represalia por motivaciones ajenas a los principios que dicen promover“, sostuvo la entidad.

También el Foro de Periodistas (FOPEA) rechazó la iniciativa y aseguró que es “de orientación militante” y puede ser utilizado para “señalar a medios y periodistas por sus opiniones desencadenando una nueva forma de censura“.

También fue rechazada por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

lamentamos que una vez más un gobierno argentino, como lo han intentado otros gobiernos en el país en varias épocas, busca juzgar la conducta y los criterios editoriales de los medios, decidiendo que es bueno o malo para la sociedad”, dijo El presidente del organismo, Christopher Barnes.

Y agregó “Sin dudas, pronto empezaremos a ver cómo el gobierno tratará de justificar nuevas regulaciones que coartarán la libertad de prensa y expresión”.

El dictamen completo