El Ejecutivo nacional no renovará el DNU que mantiene fijos los valores hasta el 31 de diciembre próximo.

El secretario de Energía de la Nación, Daniel Martínez, confirmó que el Gobierno dará fin a la política de congelamiento de tarifas para los servicios de luz y de gas y que a partir de enero de 2021 comenzará a poner en marcha un nuevo sendero de ajuste de precios.

La novedad, no tiene relación con la disposición anunciada por Mendoza, respecto del Presupuesto 2021 (ver nota) ya que es de alcance nacional.

Según explicó el funcionario al diario Río Negro, el Poder Ejecutivo ya definió que no habrá una nueva prórroga del decreto que firmó el ex presidente Mauricio Macri y que, en ese entonces, frenaba el cronograma de suba de las tarifas previsto para 2019, en medio de la campaña electoral de ese año.

El decreto tiene fecha de finalización el próximo 17 de diciembre, pero, según dijo Martínez, el cuadro tarifario actual estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2020.

El funcionario nacional dijo que en la generación de energía y el transporte no hay problemas, pero admitió que “sí hay” en la distribución, por lo que señaló: “Vamos a trabajar para bajar los cortes de luz; los vamos a tener, pero esperemos lograr bajarlos a lo largo del tiempo”.

En lo que se refiere a las tarifas, el ajuste que están pensando en la Secretaría de Energía junto al equipo del ministro Martín Guzmán es el que acompañe la inflación, por lo que en 2021 será de 29 por ciento según lo establece el presupuesto.

Con este esquema, los usuarios afrontarán el año próximo el 43% del costo estimado para la electricidad, nivel similar al del año 2016.

La modificación del proceso tarifario se había conversado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), poco adepto a este tipo de subsidios en la reciente misión técnica del organismo que visitó Buenos Aires. Así fue que técnicos del FMI partieron de la Argentina no sólo con la promesa política respecto del incremento de los precios relativos, sino también con los números que demuestran que el Gobierno nacional no solo no tiene la intención de mantener congeladas las tarifas de los servicios públicos, sino que no puede hacerlo y las aumentará.