Un grupo de choferes de camiones reactivó los cortes de rutas en los accesos a San Luis, ante la falta de avances en los protocolos que están negociando para poder ingresar y egresar de esa provincia sin tener que cumplir requisitos impuestos por la administración puntana y que hacen inviable el trabajo.

Los puntos afectados son Justo Daract, La Punilla, Mendoza y un sector rural que está camino a Buena Esperanza.

La novedad en este caso es que el reclamo es avalado y fortalecido por el Sindicato de Camioneros: en los piquetes anteriores, los choferes se habían considerado autoconvocados y se habían plegado a las movilizaciones impulsadas por productores y trabajadores en contra de las trabas que impone San Luis.

Incluso llegaron a denunciar que el sindicato los había “abandonado”, tal como señalaron en un comunicado hace 15 días.

Los manifestantes decidieron que solo dejarán circular a los que camiones que estén “en tránsito”; es decir, que no tengan como destino o inicio a San Luis, sino a otras provincias.

Según informaron diferentes medios puntanos, esto ocurre mientras los productores y trabajadores autoconvocados continúan en el proceso de diálogo con las autoridades puntanas para encontrar puntos de acuerdo que permitan una circulación controlada, pero sin restricciones tan fuertes como las que existen en la actualidad.

Cabe recordar que en la primera semana de octubre los pasos a San Luis estuvieron cortados durante cinco días y luego se abrió una tregua de 15 días que vence el próximo martes.

El sector está enojado y pide la libre circulación y que no se les realice el PCR y test rápido para poder ingresar al territorio puntano. Es válido mencionar que los testeos cuentan con una demora de 3 a 5 días  para obtener su resultado.

El secretario de Logística puntano, Sebastían Lavandeiera,  salió a hablar en representación de su Gobierno. “Es un sector muy alejado de la realidad” expresó, asegurando que la manifestación tiene «influencias políticas y hay evidencias del accionar”, y como siempre, advirtió que toda medida tomada es para cuidar la salud de la población.

El funcionario manifestó además que «el sector de camiones nunca ha sido afectado«, pero reconoció que sí existió un reclamo del residente de San Luis «que se quiere ir a su casa«, y para dicha situación se acordó poder hacerlo pero con una prueba de COVID-19.

«Ahora el reclamo pide libre tránsito, más cuando la curva está en ascenso, o sea que el reclamo es inviable y caprichoso, y no se puede llegar a un acuerdo”, sentenció.

Tal como informaron desde el Gobierno provincial, Lavandeiera  aseguró que se va a ir por el camino del diálogo como primera instancia, pero si no hay acuerdo se hará una presentación judicial, «especialmente si vemos que no hay aislamiento social, preventivo y obligatorio en Villa Mercedes», zona fuertemente afectada por la pandemia.

Con contenido de Agro Voz, El Agrario y Agencia San Luis