El presidente Alberto Fernández anunció que en diciembre habrá una corrección de las jubilaciones para que no pierdan por la inflación, aunque señaló que aún está en estudio si ese aumento será para todos los beneficiarios y si a eso se le sumará un bono de fin de año.

«En diciembre va a haber una corrección de las jubilaciones porque somos conscientes que tenemos que hacerlo. No queremos que las jubilaciones queden debajo de la inflación. La idea es hacer un aumento para todos», dijo.

Asimismo, defendió la nueva fórmula de cálculo del aumento jubilatorio. «Tenemos que hacer algo sustentable. Con la formula que estamos proponiendo hoy, los jubilados ganaron un 20%. La que estamos dejando de lado, que es la del macrismo, los hizo perder un 19%».

El aumento por decreto, sería de entre 6% y 7% y sería el último en esta modalidad, ya que a partir de febrero se espera que funcione la nueva fórmula que se debate por estos días en el Congreso. La misma deja afuera del cálculo a la inflación y toma en cuenta la variación de los salarios y la recaudación tributaria del período julio-diciembre de 2019.

En diálogo con A24, Alberto Fernández hizo un repaso de los principales temas de la agenda del país y no esquivó las respuestas sobre temas espinosos como el dólar y su relación con Cristina Fernández de Kirchner.

Sobre el dólar, manifestó: «Sufrimos una presión muy grande, le hicimos frente y poco a poco fuimos conteniendo la situación. No estamos en una situación holgada pero poco a poco la iremos superando. Los que piensan que vamos a una devaluación se equivocan«.

El Presidente también fue consultado por la relación con su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner y si es cierto que no hablan hace un mes. Fernández negó cualquier tipo de enemistad entre ambos pero no quiso decir cuándo fue su última conversación.

«Con Cristina trabajamos juntos y hablo con ella cuando necesito hablar«, señaló. «Pregúntele a los columnistas políticos«, replicó sobre las versiones de que el diálogo con su vice está roto.

«Eso es una provocación de ustedes [los periodistas] yo hablo cuando tengo que hablar», marcó.