Este será su principal pedido al ministro de Educación Nicolás Trotta, que viene a Mendoza mañana.

Los protocolos de prevención del coronavirus a los que se hacen referencia fueron armados a mediados del año pasado entre todas las provincias, cuando había mucho más recelo que ahora respecto de la reapertura de los colegios.

La Dirección General de Escuelas los suscribió en el marco de las reuniones del Consejo Federal de Educación, pero ahora el Gobierno provincial dice que “hay que revisarlos, apuntando a la presencialidad”, porque será “difícil” la vuelta al colegio si esto no ocurre.

Rodolfo Suarez salió a ratificar en persona el inicio de clases y señaló que “la presencialidad es fundamental”.

El gobernador también salió a tranquilizar a los trabajadores de los colegios respecto del acceso a la vacuna del coronavirus. Aludió a una comunicación con el presidente Alberto Fernández en la que le comunicaron que llegarán “más dosis” y puso a las escuelas en la lista de prioridades: “Con los cupos para Mendoza, vamos a priorizar a los docentes después de Salud”, expresó.

Suarez expresó ayer que habrá un regreso gradual a las aulas a partir del 10 de febrero. Desde esta fecha se convocará a los miles de alumnos con “trayectoria débil”, debido a que no se pudieron conectar con los colegios, y a quienes tienen una “promoción acompañada”, porque no adquirieron los conocimientos necesarios el año pasado.

Todo esto será la antesala del inicio general de clases. En este sentido, el gobernador habló de “sentido común” y puso ejemplos. “Si en un aula concurren 45 chicos, no van a poder concurrir todos. Irá la mitad un día, la mitad el otro y se complementarán con las tecnologías“, explicó. Pero también indicó que “si en otra aula concurren 15 chicos y tienen espacio, podrán ir los 15 a clases todos los días“.

El Gobierno provincial buscará aval nacional para actuar de este modo, pero además prometió que trabajará desde febrero “en cada escuela y en cada comunidad” para adecuar la presencialidad, porque los establecimientos tendrán “margen de acción” para adaptar los protocolos.

Las reuniones con los directores de los colegios para armar este plan se producirán a partir del 2 de febrero. “Tenemos tiempo, hay que ir despacio y generando consensos”, dijeron ayer en el Ejecutivo.