Podría tratarse de un caso de «gatillo fácil», según las primeras estimaciones.

Los efectivos son un hombre y una mujer pertenecientes a la Policía Federal. Ayer, pasadas las 20, emprendieron una persecución contra un Ford Mondeo, sin chapa patente en la parte trasera. En Catamarca y Salta, dispararon, matando a Facundo «Kako» Martínez.

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1613692643534delincuente%20abatido.jpg

El hecho se inició cuando personal de la Brigada de Investigaciones de la Policía Federal Argentina (PFA) intentó identificar a un sujeto que se encontraba en el interior de un Ford Mondeo Rural.

El individuo hizo caso omiso a las órdenes de los efectivos y se dio a la fuga, iniciándose una persecución, en la que el sospechoso atropelló a dos policías.

Ante eso, los funcionarios le dispararon al hombre al volante, quien perdió la vida y colisionó contra otro automóvil en calles Salta y Catamarca. El auto terminó sobre la acequia de la última de las arterias. Según los primeros datos, el vehículo era robado.

Sin embargo, fuentes provinciales indicaron que los policías federales se movilizaban a bordo de un auto que no estaba identificado con la PFA. A raíz de esto, surgieron muchas dudas sobre el origen de la persecución, que aún no pueden dilucidarse.

Se espera una eventual imputación por parte de la fiscal de Homicidios, Andres Lazo. De todos modos, podría decidir que la causa pase al fuero federal.
La familia de Martínez insiste en que el hombre no era un delincuente. Afirman que había salido a trabajar con su remís, y sugieren que se trataría de un caso de «gatillo fácil«. Quien se manifestó al respecto fue el hermano del fallecido.