Se trata del oficial Subayudante Rodrigo Munives, hijo del director general de la Policía de Mendoza, Roberto Munives.

El policía, junto con un compañero, el auxiliar Ariel Rodríguez realizaron una invitación a una fiesta clandestina, durante una transmisión en vivo de la red social Facebook.

Lookeados con gorrita y de civil, se filmaron el 13 de enero pasado por Facebook live, invitando a una fiesta que se haría esa madrugada en la casa de uno de ellos. Rodrigo Munives -que en el video oficia de DJ – tiene antecedentes de inconductas varias pero nunca fue sancionado, gran parte de sus familiares pertenecen a la policía.

No hay pruebas de que la fiesta haya tenido lugar, pero en las imágenes Rodríguez, el anfitrión, y Munives se identifican como policías e invitan a chicas que les escriben en el chat a “juntarse a chupar, bailar y pasarla bien”.

El auxiliar Rodríguez suele hacer “vivos” en su cuenta de Facebook, pero éste lo había puesto en privado. Hacia el final del show, que ofició como previa de la juntada, se permiten hacer bromas sobre el coronavirus.

“¿Vos tenés Covid, Rodri?”, le pregunta Rodríguez al DJ Rodri, “No, para nada. Estamos hasta la xxxx, pero de otra manera“, se ríen ambos.

Munives, quien es instructor del Centro de Adiestramiento Táctico de la policía mendocina, ya fue mencionado anteriormente en la prensa local por publicar fotos en ropa interior o usar los caballos de la policía para irse a pasear con los amigos.

La Inspección General de Seguridad, el organismo encargado de investigar y sancionar a los policías deberá resolver este último episodio.

Según explicó su titular, Marcelo Puertas, la denuncia anónima sobre el caso ingresó a través del WhatsApp de la Inspección. Y anticipó que habría otros videos con situaciones similares.

“Identificamos a los dos policías e iniciamos las investigaciones. Les quitamos las armas y se abrió el sumario. Ahora ellos deberán nombrar un abogado defensor”, explicó el funcionario.

Puertas explicó que Munives no tiene antecedentes, ya que el episodio de los caballos ocurrió cuando era cadete del Instituto Universitario de Seguridad Pública (IUSP). Mientras que su compañero Rodríguez sí tiene por abandono de servicio.

Si bien la conducta denunciada ocurrió fuera del horario laboral y los policías estaban de civil, desde el IGS están analizando el pase a disponibilidad de los efectivos cuestionados durante 15 días.