En el departamento sureño, principalmente, pero también en otros puntos de la provincia, es furor el sistema que promete grandes ganancias con poca inversión.

El jefe de fiscales de Delitos Económicos de la provincia, Sebastián Capizzi, confirmó que ya se está analizando el caso y dio precisiones sobre el tema.

En la unidad fiscal de San Rafael ya se inició una investigación para determinar la posible existencia de algún ilícito“, contó.

El fiscal señaló a MDZ radio que todavía no hay denuncias ni en el Gran Mendoza ni en el sur. Esto se debe, probablemente, a que todavía nadie ha perdido dinero.

Se trata de un “negocio” al que han entrado miles de personas, sobre todo en San Rafael que promete altísimos beneficios en poco tiempo. La empresa se anuncia como que tendría contacto con una serie de especialistas en apuestas de deportes que, al ser tan cracks, producen gigantescas ganancias y deciden repartir una parte.

Integrantes de Ganancias Deportivas donaron casi dos millones de pesos a  Bomberos Voluntarios | Tercer Párrafo - Noticias de San Rafael, Mendoza

El sistema, muy parecido a un esquema Ponzi implica que, en el caso de que un participante consiga atraer a más personas, comenzará a percibir todavía más ganancias, lo cual hace que la grilla siga creciendo. No es la primera vez que aparecen en la región sistemas así. Muchas y muchos ya han pasado por La flor de la abundanciaEl telar de la prosperidad y roscas similares.

Capizzi comentó que “Y si algo hemos aprendido es que esos artificios terminan colapsando, por eso estamos atentos a lo que pueda ocurrir aquí. Lo que estamos haciendo a nivel de investigación penal es averiguar quiénes son los responsables, y quién está organizando todo esto“.

Para la Justicia mendocina, no importa si un ciudadano es el “creador” de una red ilegal. Con el simple acto de haberla promocionado y difundido sabiendo que perjudicaría a terceros puede considerarse que tiene responsabilidad.

Capizzi confirmó que para la legislación (art 301 bis del Código Penal) ninguna persona puede efectuar juegos de apuestas o azar sin autorización del Instituto de Juegos y Casinos.