Sin confirmación oficial de la llegada de un nuevo cargamento de vacunas, es muy difícil que los trabajadores de la educación de Mendoza sean vacunados antes del inicio del ciclo lectivo previsto, el 10 de febrero para aquellos alumnos que tuvieron dificultades en el 2020, lo que se denominan trayectorias débiles.

Casi 20 días después, el 1 de marzo comenzarán las clases presenciales, según confirmó el gobernador Rodolfo Suárez el lunes, cuando aseguró que los docentes serán priorizados en la vacunación contra el Covid 19.

Sin embargo, aún no hay fecha para la llegada de otro cargamento de primeras dosis de la vacuna Sputnik V que pueda destinarse al personal de la Educación, lo que complica que esos trabajadores sean inmunizados antes del regreso a las aulas. Las 5.500 que llegaron  ayer son segundas dosis destinadas al personal de salud que ya recibió la primera, con lo cual se completaría el esquema de inmunización para ellos.

 “Las primeras 11.000 vacunas que llegaron ya están distribuídas y asignadas al personal de salud de terapia intensiva y guardias. De esas al día de hoy se han colocado 7.074 y el resto se colocará en breve. Lo que llegó este martes son 5.500 de segundas dosis que vienen para completar el esquema de ese personal“, explicó la titular de Inmunizaciones, Iris Aguilar, quien también confió: “no hay información oficial de que llegue otro cargamento en enero, sí hubo trascendidos de que podría llegar otro cargamento al país entre el 26 y el 28 de este mes, pero no hay nada oficial“.De esa falta de confirmación oficial de la llegada de un nuevo cargamento se desprende que los trabajadores de la educación de Mendoza deberán seguir esperando para recibir su vacuna, y que es difícil que eso ocurra antes del 10 de febrero como se esperanzan en el Gobierno.

Es que según las prioridades de la estrategia de vacunación que estableció el Gobierno nacional, primero se debía inmunizar al personal de salud, luego a las fuerzas de Seguridad, después a los mayores de 60 años y detrás de ellos a los docentes.

En Mendoza, con estas segundas dosis se estaría completando el esquema de la mitad del personal sanitario de terapia intensiva y guardias, a los que en el futuro deberán sumarse el personal de otras áreas sanitarias, lo que dan un número que supera las 30.000 personas.
A ellos se sumarán luego unos 9.000 policías, a los que se deberían adosar también el personal penitenciario.
Todo eso lleva a pensar que cumplir con el objetivo de inmunizar a los 50.000 trabajadores de la Educación antes del inicio del ciclo lectivo será una meta de difícil cumplimiento si no se modifica las prioridades de la estrategia de vacunación.
Con contenido de UNO

© Copyright 2020 – Todos los derechos Reservados 8 Digital

Privacy Preference Center

error: Content is protected !!