Tras la votación del pasado 3 de noviembre en la que Biden ganó con 306 electores, el equipo de Trump comenzó un ataque legal contra muchos estados para que se frene el recuento de votos. No reconoce la derrota y por ello su equipo aún no se comunicó con el del demócrata.

Además, elevó una petición a la justicia nacional para que revoquen los votos en estados clave con el argumento de que se contaron mal los votos. Pero hasta el momento no hubo evidencia de fraude.

El 20 de enero de 2021 será la transición del poder de Donald Trump a Joe Biden, pero todo indica que el magnate inmobiliario puede no asistir al evento, lo que se convertiría en algo histórico para ese país.

A poco tiempo del traspaso de mando, los equipos de ambos están incomunicados. 

«Si Trump continúa demorando la transición más gente puede morir», expresó el candidato electo, quien calificó a su oponente como «irresponsable». En declaraciones en Delaware, su ciudad natal, Biden declaró que es necesario que haya coordinación para abordar el brote de coronavirus.

Esta falta de comunicación puede traer graves consecuencias, ya que el gabinete de Trump no le brinda la información necesaria sobre la distribución de la vacuna contra la covid, lo que podría significar un desafío cuando Biden llegue a la Casa Blanca y se encuentre con información desconocida.

«¿Alguien entiende esto?. Se trata de salvar vidas, de verdad, esto no es una hipérbole. Más personas pueden morir si no nos coordinamos», dijo Biden, y agregó que no es «cosa menor» planear una distribución de una vacuna a millones de personas.

En este sentido, explicó que si su equipo conoce la información recién el 20 de enero a los minutos de asumir oficialmente como 46º presidente de Estados Unidos, la programación de vacunación se retrasaría «más de un mes, un mes y un medio».