Estamos hartos“, dicen los vecinos.

Los problemas de las instalaciones cloacales del barrio son recurrentes y -todavía- no logran una solución, dicen quienes deben vivir con este asunto, que no es menor.

Se tapan las cloacas permanentemente”, dijo una de las vecinas damnificadas, a la cámara de Canal 8. Y con esa simple frase sintetizó un problema que roza el desastre sanitario dada la época del año.

Cuentan quienes viven por allí que, en numerosas ocasiones, se han dirigido a la empresa de Aguas Mendocinas que tiene jurisdicción sobre este tema; pero que aún no logran ninguna solución definitiva, y que “no es la primera vez que padecen el problema“.

El tema pasa por la recurrencia en obstruirse aparentemente el colector de las salidas cloacales domiciliarias, que deriva en que el líquido se derrame incluso por las “cunetas” del barrio, generando un olor nauseabundo en todo el sector, además de una fuente de infección sin parangones.

 “Pasan días y días con el líquido amontonado en las acequias del barrio“, dicen los vecinos.

Los vecinos -bastante molestos- agregan que “Hemos hecho reiterados reclamos, pero vinieron una vez y dijeron que tenían que perforar para ver dónde era la pérdida. Después, nunca más los vimos“.