«Esta medida en realidad se vuelve en contra del inquilino, y también a las inmobiliarias, porque muchos propietarios prefieren sacar sus viviendas del mercado, y el que las deja lo hace pidiendo un 40% de aumento«, dijo Enrique Abatti, presidente de la Cámara de Propietarios de la República Argentina a iProfesional.

En Mendoza -según publica El Post- ya se registra una caída en la oferta de alquileres, pero por ahora el impacto es medido debido también a la situación de pandemia que tiene a muchas personas a la espera de que termine la emergencia sanitaria para tomar algunas decisiones respecto a cuestiones habitacionales.

Jorge Griselli, presidente de la Asociación de Defensa de Inquilinos (ADI), dijo que esta prórroga «va a impactar de manera negativa, pero para los propietarios, que vienen con los precios congelados desde marzo de 2020». 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here