River Plate empató este martes por la noche, 1 a 1, ante Athletico Paranaense de Brasil, en el partido de ida de la llave de los octavos de final de la Copa Libertadores. El partido se jugó en el estadio Arena da Baixada, de la ciudad de Curitiba, y tuvo como árbitro al colombiano Andrés Rojas.

La revancha será el martes 1 de diciembre en el estadio Libertadores de América, de Independiente, donde el Millonario hace de local por las obras de refacción que lleva adelante en el Monumental de Núñez.

El equipo de Marcelo Gallardo tuvo un gran primer tiempo, contó con varias situaciones de gol pero, increíblemente, no consiguió desnivelar.

Por su parte, el equipo local se vio superado pero consiguió mantener el cero en su arco y dejar la historia abierta para el período complementario.

En el complemento, a los 7 minutos, Bissoli aprovechó la primera y no perdonó. Así, sorprendió a propios y extraños y puso al conjunto de casa 1 a 0 en el marcador.

Cuando parecía que el partido estaba cerrado, Paulo Díaz apareció y, de cabeza, estampó el 1 a 1. Y, en los minutos finales, la visita continuó presionando para llevarse la victoria.

La igualdad le permite al equipo de Marcelo Gallardo poder definir como local con mayor tranquilidad. La próxima semana se verán las caras en el estadio Libertadores de América de Independiente de Avellaneda.