El 15 de abril pasado, el Ministerio de Salud publicó en el Boletín Oficial la resolución que estableció la suspensión de todas las cirugías programadas, en hospitales públicos y privados, pero exceptuó las ambulatorias.

Hoy, la OSEP admitió que también sus médicos proveedores comenzaron a postergarlas para resguardar los quirófanos y evitar colapsar el sistema sanitario.

Según publicó El Sol, OSEP manifestó que “en los casos en los que no sea necesario someter al paciente a un quirófano, como por ejemplo la cirugía de un lunar, sí se seguirán haciendo ya que se puede realizar en el mismo consultorio médico“. Y, si bien “No hay una resolución específica ni un decreto que lo establezca oficialmente. Lo cierto es que muchos médicos están tomando la medida en base a su criterio profesional”, indicaron fuentes de la obra social. “La idea es priorizar a las personas con COVID 19 que requieren ser internadas en camas críticas. El resto de la población puede esperar. Hoy la prioridad son los pacientes con necesidades urgentes”, agregaron.

Se trata de tener sentido común ante la realidad que domina el día a día. Es el criterio de cada profesional lo que prima hoy”, expresaron.

Marcelo Salvatore, director de Hospitales, explicó que “existen dos motivos por los que puede ocurrir esta situación. Una es la falta de quirófanos disponibles, en este caso, en el Hospital Del Carmen; otra es la falta de profesionales“.

Muchos médicos no disponen de horarios para realizar este tipo de cirugías porque están abocados al COVID 19”, consideró el funcionario, quien además recalcó que en esos casos “las cirugías no se suspenden, se reprograman.

En tanto, desde la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud ( AMProS) manifestaron que “las operaciones ambulatorias que requieren anestesia no se estarían haciendo por temor a que se compliquen y requieran mayor tiempo de internación”.

Mientras que referentes de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) se mostraron a favor de la medida y manifestaron que forma parte de un plan integral “que aspira a no colapsar el sistema sanitario”.