Las consultoras coinciden en señalar mayor cansancio sobre las medidas de aislamiento y una mayor preocupación por el freno de la economía.

Según el último informe de Poliarquía, la desaprobación a las medidas del presidente Alberto Fernández para controlar el virus subió del 44% al 47% entre septiembre y octubre, superando a los que apoyan el accionar del Estado, que cayeron del 47% al 43%. El valor de la aprobación se ubicó así en el mismo nivel que a mediados de marzo, cuando se registraban los primeros casos de contagiados en la Argentina.