Las cámaras de comercio de Gral. Alvear, San Rafael, Malargüe, Tunuyán, Lujan de Cuyo y Godoy Cruz elaboraron un documento conjunto. Aseguran que Estado tuvo tiempo para adecuar el sistema sanitario y conseguir vacunas y “no cumplió”.

En conjunto,emitieron un comunicado en el que advirtieron que no solo las empresas, pymes y comercios reabrirán sus puertas sino que además no permitirán que les vuelvan a prohibir trabajar

“A partir del lunes 31, los comercios y servicios considerados por el poder político como “no esenciales”, pero esenciales para quienes dependen de ellos, abrirán sus puertas, con estrictos protocolos sanitarios y con la justa convicción de que no se permitirá en adelante la prohibición de trabajar”, reza parte del comunicado.

No a las restricciones de las actividades” es el documento y comunicado a la vez, que elaboraron en conjunto las Cámaras territoriales de General Alvear, San Rafael, Malargüe, Tunuyán, Lujan de Cuyo y Godoy Cruz.

Las entidades remarcaron que “desde hace más de un año transitamos una pandemia que implicó consecuencias para todos los ciudadanos” y “el sector privado ha brindado su apoyo en cada una de las instancias, renunciando durante meses a su actividad, cerrando sus puertas para prevenir contagios, sacrificando sus ingresos y sosteniendo a duras penas los empleos de miles de familias”.

A lo largo del 2020 – prosigue el documento – el cierre de las actividades no esenciales se acató por desconocimiento de la dinámica de la enfermedad” mientras que “actualmente nos encontramos en una situación similar, pero sin recursos que amortigüen la falta de ingresos, ya que fueron agotados”.

Desde las entidades indicaron que a diferencia de lo sucedido el año pasado “hoy conocemos por experiencia, que restringir nuestras actividades no es la solución para reducir los contagios”.

Ante el incremento de los contagios en lo que es la segunda ola, las Cámaras reconocieron el posible “colapso del sistema sanitario” pero consideraron que “el deber del Estado de preparar el sistema de salud a lo largo de los meses de restricciones, la adquisición y distribución de vacunas no fue cumplido”.

una vez más la única propuesta aparente es prohibir el trabajo a las pymes estigmatizadas bajo el término, no esenciales”, indicaron.

Desde el sector empresarial y comercial entienden que en estas condiciones “el compromiso se da en un sólo sentido, desde el pago de las obligaciones (donde no hay consideración alguna en caso de incumplimiento), hasta el sacrificio de nuestros ingresos, sin ser las actividades económicas vectores de propagación.

Tras realizar la argumentación de la postura adoptada, las cámaras de comercio territoriales exigieron “que se complete con celeridad la vacunación”, y que se realice un “control efectivo en los ámbitos donde se producen los contagios”.

Por último pidieron el apoyo a los intendentes y mandatario mendocino para que “entiendan la situación crítica” que atraviesas los distintos sectores económicos y avisaron: “A partir del lunes 31 de mayo, los comercios y servicios considerados por el poder político como no esenciales, pero esenciales para quienes dependen de ellos, abrirán sus puertas, con estrictos protocolos sanitarios y con la justa convicción de que no se permitirá en adelante la prohibición de trabajar”.