Una mujer se presentó en la Comisaría Primera de Resistencia para notificar que su madre había sido dada por muerta y en el velorio, momentos antes de cremarla, notó que abría los ojos.

El oficial Franco Duarte de la policía chaqueña sin mencionar los nombres de las protagonistas de esta historia, detalló que todavía se encuentra en sorprendido por lo acontecido.

Según pudo saber La Nación, quedó radicado en la denuncia de la comisaría, una mujer de edad avanzada se encontraba internada en la terapia intensiva del Sanatorio La Sagrada Familia de la capital chaqueña por una falla en el sistema biliar. El domingo 24 de enero por la mañana, el centro médico se comunicó con la hija de la mujer para notificarle que su madre había fallecido.

En estado de congoja, la hija procedió a realizar todos los trámites para despedir a su madre. Previo a proceder a la cremación de los restos, la familia despidió a la mujer en un velorio. “Una vez en el lugar, ahí es donde [la hija] se aproximó al cajón y vio que su madre abría los ojos”, detalló una persona cercana al caso.

La mujer fue trasladada de urgencia al mismo sanatorio que la había declarado muerta, donde hoy permanece internada en estado delicado. Una vez en la Comisaría Primera de Resistencia, la hija presentó hasta el certificado de defunción que le dieron en el establecimiento médico que no detalla ni la hora del deceso ni la causa.

El diario La Nación se comunicó con el Sanatorio La Sagrada Familia y le indicaron que estaban “al tanto” del tema, pero que por el momento no harán declaraciones.

Se dio intervención de los hechos a la Fiscalía de Investigación Penal, en la que oficia la Dra. Ana María de Pacce.