Desde esta semana y hasta el 14 de febrero, seguirán llegando Sputnik V, aunque por las demoras anunciadas oficialmente ayer, en cantidades parecidas a las del vuelo AR1062 que aterriza este jueves al mediodía: algo más de 200.000 dosis por viaje. A partir del 14 de febrero llegarían a la Argentina cifras mucho mayores, en línea con lo que aspiraba el Gobierno, cerca de un millón de dosis semanales.

Las cantidades son las mencionadas en las conversaciones entre los funcionarios argentinos y rusos en los últimos días y todo derivó en un comunicado oficial del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF) y el Instituto Gamaleya, creador de la vacuna, en el que se señala que “la Argentina, que ha sido uno de los primeros países en aprobar Sputnik V y con el que hemos establecido una sólida alianza, seguirá recibiendo la vacuna. Volveremos al programa de entrega original una vez que se complete la actualización de nuestras plantas de fabricación”.

Con el trasfondo de la feroz guerra mundial por las vacunas ningún pronóstico da seguridades en un cien por ciento, pero la ventaja es que la Argentina y Rusia firmaron un contrato y ambas partes tratan de que se cumpla, aunque –como sucede con todas las otras vacunas– hay demoras en la producción.

Como era previsible, Rusia confirmó en el comunicado dos cosas. Por un lado, que seguirá enviando las vacunas a la Argentina y, por el otro lado, que la provisión viene atrasada, tal vez dos o tres semanas. En el Airbus que llega al mediodía vienen 220.000 dosis. La viceministra de Salud, Carla Vizzoti confirmó que son 110.000 de la dosis 1 y 110.000 de la dosis 2. Con el nuevo cargamento, se superarían los 400.000 argentinos vacunados con ambas dosis.

En el AR1062 vienen, además, 10.000 dosis para Bolivia, en una acción solidaria con el vecino país. Un avión boliviano llegará hasta Ezeiza a buscar su cargamento y eso permitirá que el Estado Plurinacional sea el segundo país de la región con Sputnik V.

El texto del comunicado ruso dice “2-3 semanas de atraso”. En los diálogos entre Moscú y Buenos Aires se mencionó al menos un vuelo por semana y luego, después del 14 de febrero, el flujo mayor, más en línea con lo que se firmó.
Por supuesto que el contrato habla de cuatro millones de la dosis 1 y un millón de la dosis 2 antes de fin de enero y eso está claro que no se cumplirá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here