Tras operar durante el último tramo de 2020 en torno al archipiélago de las Galápagos, y luego descender hasta ubicarse a la altura de Perú, los más de 300 buques que saquean con respaldo del gobierno chino iniciaron el cruce del estrecho de Magallanes durante el pasado diciembre.