El Gobierno de Mendoza analiza la incorporación de una nueva reserva natural que estaría ubicada entre los departamentos de San Carlos y San Rafael. De esta manera se ampliaría la zona natural bajo protección en el Sur provincial con el objetivo de extender el corredor biológico y preservar la flora y la fauna de la zona.

Puntualmente se trata de un polígono con una superficie de 138.000 hectáreas ubicado entre medio de las áreas naturales protegidas Laguna del Diamante y Laguna del Atuel.

“No es una donación, siguen siendo del privado. Pero en la provincia la mayor parte de las reservas están en tierras privadas y las gestiona la provincia ambientalmente”, dijo el secretario de Ambiente Humberto Mingorance.

Se trata de un convenio suscripto en 2018, entre el Gobierno provincial y el propietario de las tierras que se pretenden conservar, pertenecientes a las empresas Sominar SA y Luncay SA , que fuera ratificado hace unos días por la gestión de Rodolfo Suárez.

El mismo establece que por cinco años las tierras a las empresas mencionadas pasarán a tener estatus de Reserva Privada, similar al de la Reserva Villavicencio, en el norte de nuestro territorio.

Consultado sobre el tema,el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, destacó que “Esta reserva privada está ubicada entre las dos lagunas (del Diamante y del Atuel). Este propietario quiere generar una nueva reserva natural privada, llamada El Sosneado, para unir estas dos reservas. No es una donación, siguen siendo del privado. Pero en la provincia la mayor parte de las reservas están en tierras privadas y las gestiona la provincia ambientalmente”.

Mingorance detalló que la “única reserva natural expropiada en Mendoza es Divisadero Largo, es decir, que la provincia le pagó a un privado por esas tierras. Por ejemplo, la Laguna del Diamante no son tierras fiscales provinciales ya que pertenecen al Ejército y a un privado. Lo mismo ocurre con la reserva Manzano-Portillo-Piuquenes, que tiene varios dueños”.

Desde el punto de vista ambiental, el área delimitada para su conservación posibilitará un manejo más eficiente y sustentable del recurso hídrico y consolida un corredor biológico de importancia nacional –por sus dimensiones y valores de conservación de flora y fauna– que se extenderá desde Malargüe y llegará casi hasta San Juan, sumando a las mencionadas al Parque Provincial Tupungato, Manzano Histórico, Reserva Natural Manzano-Portillo-Piuquenes, Parque Provincial Cordón del Plata, Parque Provincial Aconcagua y Quebrada de Matienzo.

Además, la creación de esta nueva reserva genera expectativas en el Gobierno respecto del desarrollo económico y turístico de la región puesto que, según indicaron, facilitará el acceso público a esa zona de alto valor paisajístico y natural.

Oportunamente la Dirección de Recursos Naturales Renovables será la que autorice las actividades propuestas por las empresas y promoverá el relevamiento de senderos y atractivos en esta nueva reserva que se da entre la Reserva Natural Laguna del Atuel y la Reserva Natural Laguna del Diamante, en el marco de desarrollo del turismo de naturaleza y sustentable.

El funcionario detalló a Los Andes que “Lo que estamos trabajando con este privado es para terminar de articular todo. Para ello hay que sacar una resolución creando la reserva privada y estamos terminando de acordar los términos. Es lo mismo que Villavicencio, donde la empresa que es dueña de la reserva decidió hacer con buena parte de su tierra una reserva privada”.

Finalmente Mignorance agregó que “este acuerdo no implica que la empresa toque, influya o administre a las otras dos reservas provinciales (Atuel y Diamante). Si se logra este acuerdo con el privado, se incorporaría a las reservas de la provincia, cerró.