“Todavía no hemos sido notificados acerca de la cantidad de insumos que recibirá la provincia, estamos a la espera de ello y de la fecha en que serán entregadas”, manifestó Iris Aguilar, jefa del Departamento de Inmunización de Mendoza.

La funcionaria, además, anticipó que “este viernes llegará a la provincia el cargamento que faltaba con segundas dosis de Sputnik V. Es decir, las restantes 5.500 para completar las 11.100 vacunas del segundo componente”.

Por el momento, con esa partida serán 22.200 las vacunas que arribaron a Mendoza, todas asignadas a profesionales de la Salud.

De esta manera, de 10 mil profesionales de la Salud mendocinos que accedieron de manera voluntaria a inmunizarse, 10.000 ya recibieron la primera dosis, en tanto, 1.250 ya fueron inoculados con el componente restante.

Aún no está determinado el número de profesionales de la Salud que falta inmunizarse ya que es voluntario. Pero el trabajo hoy está en cumplir con la colocación de las dos dosis y seguir luego con el calendario establecido”, aseveró Aguilar.

Es meritorio aclarar que para considerar a una persona vacunada deben pasar no menos de tres meses. Es que luego de la primera dosis deben pasar al menos 21 días para colocar la segunda. Y se cree que un mes después se crean los anticuerpos óptimos.

Tanto la demora de este tercer vuelo a Moscú, como el hecho de que se anunciaron más vacunas de las que finalmente llegaron -de 600.000 pasaron a 220.000- provocan que se retrase el calendario de vacunación planificado por el Ministerio de Salud de la Nación y esto se replique en todo el país.

Respecto a la situación y cómo incide en Mendoza, Aguilar manifestó que “obviamente al no llegar las dosis planificadas el calendario se verá demorado y habrá que limitarse a lo que la Nación envía”.

De este modo, el orden de vacunación, que puede ser modificado a la luz de una nueva evidencia científica, la situación epidemiológica y la disponibilidad de dosis es el siguiente:

  • Personal de salud (escalonamiento en función de la estratificación de riesgo de la actividad).
  • Adultos de 70 años y más.
  • Personas mayores residentes en hogares de larga estancia (geriátricos)
  • Adultos de 60 a 69 años.
  • Fuerzas Armadas, de Seguridad y Personal de Servicios Penitenciarios.
  • Adultos 18 a 59 años de Grupos en Riesgo.
  • Personal Docente y No Docente (inicial, primaria y secundaria).
  • Otras poblaciones estratégicas definidas por las jurisdicciones y la disponibilidad de dosis.