La fiscal Laura Zyseskind determinó este viernes que Ricardo Centurión, Thiago Almada y Miguel Brizuela declaren como testigos y no como imputados, en la causa que investiga el abuso sexual presuntamente cometido el jueves por la noche en una fiesta en una casa del barrio cerrado Camino Real en la zona norte del Gran Buenos Aires con la presencia de jugadores del club Vélez Sarsfield.

También habló como testigo Juan Martín Lucero, que alquiló la casa donde ocurrió la fiesta,

Según confirmaron fuentes del caso a Infobae él fue quien se encargó de llamar a la policía. Aunque esta versión contradice al relato de una amiga de la víctima, quien aseguró que Lucero intentó silenciarla.

Mientras Mariano Lizardo, abogado del club, se presentó en tribunales, se espera que Vélez emita sanciones deportivas emita sanciones deportivas y administrativas contra los jugadores.

Una imputación hubiese resultado en la grave chance de la rescisión de contratos millonarios.

Hasta el momento, el principal sospechoso es un hombre de apellido Acuña, conocido o amigo de Lucero. El sujeto fue descripto como calvo, robusto y que vestía bermudas de jean, al que la testigo que declaró complicó fuertemente.

La víctima, por su parte, se encuentra en shock y asegura no tener recuerdos de lo que ocurrió: fue encontrada desmayada junto a una jarra de plástico, con Acuña a su lado. El imputado, por su parte, se encontraría vinculado a un club del Ascenso en el conurbano bonaerense.

La abogada Raquel Hermida Leyenda representa a la víctima cuestionó la citación como testigos de los futbolistas: “Como experta en la materia, en principio no deberían tomarle declaración testimonial a ningún jugador de fútbol porque eso sería deslindarlos. Hay que esperar las pericias, hay que esperar que el proceso continúe y después citarlos como testigos. Creo que es impropio y demasiado rápido”, sostuvo.