El gobierno nacional sólo quiere un millón de unidades, por ahora.

La negociación con el gobierno de China por las vacunas de Sinopharm mutó en una puja netamente comercialBeijing pretende vender un “pack” de 30 millones de dosis con un cronograma de entregas extendido y la Argentina apunta a conseguir un millón de dosis para febrero, de forma de garantizar, en lo inmediato, la continuidad del plan de inoculación. Como un mercado donde una oferta “mayorista” se encuentra con una demanda “minorista”.

“La Argentina necesita un acuerdo que cuadre en la estrategia de vacunación general. Requiere vacunas ahora en un contexto mundial de mucha escasez, pero tampoco puede comprometer una compra que excede las posibilidades en magnitud y precio”, explicó a LA NACION un importante funcionario al tanto de las negociaciones con el gobierno de Xi Jinping.

Las tratativas cambian minuto a minuto. Mientras continúa la negociación con China, la novedad de las últimas horas es que AstraZeneca le ofreció a Fernándezuna partida anticipada y “extra” de 580.000 dosis para febrero.

Los términos de la negociación con China son confidenciales, pero trascendió que cada dosis doble de la vacuna de Sinopharm, la compañía farmacéutica estatal de China, tiene un costo de unos 40 dólares, aproximadamente el doble que la Sputnik V.

La negociación podría destrabarse de un momento a otro, si ambas partes se ponen de acuerdo en las cantidades a adquirir, los precios y los plazos de entrega. “La pelota hoy está del lado de China“, apuntó un altísimo funcionario a LA NACION.

En la Casa Rosada reconocen que el gobierno de Xi Jinping no ubica al país en un lugar privilegiado en el concierto mundial como sí ocurre con la administración de Vladimir Putin, que encontró en la Argentina una puerta de entrada a América Latina.

China, en cambio, tiene su propia agenda, y la Argentina se ubica entre varias decenas de países que están interesados en acceder a sus vacunas. Las tratativas se respaldan fuertemente en la performance del nuevo embajador en Beijing, Sabino Vaca Narvaja, que está en contacto permanente con la Casa Rosada.

El tema principal es que el pedido de China es cerrar un contrato por 30 millones y nosotros solo queremos un millón. No podemos comprar esa magnitud y además vale el doble que las demás“, reconoció el ministro de Salud, Ginés González García, en su disertación frente a Diputados. “Tuve varias videoconferencias con el staff máximo de China“, acotó. Y cerró: “Entre que vale el doble que las otras y esa magnitud que piden no podemos dejar de ser cuidadosísimos con respecto a eso“.

En paralelo al “tire y afloje” comercial con China, avanza la aprobación científica. Según fuentes oficiales, ayer la Anmat comenzó a recibir información de la vacuna Sinopharm para proceder al trámite de “registro de producto” a través del laboratorio