Su palabra en este sentido, tiene gran relevancia por tratarse de la Jueza en lo electoral del uno de los distritos más importantes del país. Servini es jueza federal en lo Criminal y Correccional a cargo del juzgado electoral de la Capital.

En el marco de la discusión política que sostienen el oficialismo y la oposición por la suspensión o no de las PASO que deben celebrarse este año, la palabra de la jueza Servini de algún modo señala el derrotero por el que podrían seguir otros jueces federales, y que supondría –de mantenerse en esta posición- un elemento más en el contexto de la lucha por la pandemia y la política misma.

La magistrada había sido vacunada a principios de marzo en La Rural con la primera dosis de la vacuna Sputnik V. Uno de sus hijos, Juan Carlos, tuvo coronavirus en enero, y uno de sus nietos el mes pasado.

Según explicó la jueza al portal Infobae, le suspendieron el turno para la segunda dosis que tenía fijada la fecha del 26 de marzo.

Durante los primeros meses de la pandemia, Servini no fue a su juzgado en Comodoro Py. Luego comenzó a ir dos veces por semana. La semana pasada cuatro empleados del juzgado dieron positivo coronavirus. La jueza dijo a Infobae que “es muy difícil trabajar de manera remota en el juzgado penal. En el electoral es más fácil. Tengo que estar, tengo que hablar con los empelados. No se puede hacer de otra manera. Voy dos días por semana y los otros días tomo audiencias por Zoom que se pueden hacer sin problemas”.

La Corte Suprema de Justicia debería paralizar los expedientes que no son urgentes. Hay causas que no se pueden dejar porque se pierden las pruebas. Tuve -en un solo turno- 2.000 causas por la violación a la cuarentena del año pasado. No se puede trabajar todo como se hizo siempre. Tengo casos de corrupción o secuestros donde se debe actuar de manera inmediata, pero también tengo casos por falsificación de documentos que, por ejemplo, podrían esperar. Firmo 40 o 50 expedientes diarios, que es un número considerable. Cuando estamos de turno con las fuerzas de seguridad el número aumenta”, amplió Servini.

Desde 1991 Servini es la encargada de organizar y controlar los procesos electorales nacionales en la Capital. Hay mucha gente que trabaja desde hace años en la Secretaría Electoral y conoce los procedimientos de forma aceitada. Antes de contagiarse de coronavirus había pedido que fueran vacunados los empleados encargados de la organización de la votación, a quienes llama “los urneros”.

Servini dijo: “Tenemos que armar el operativo electoral para las PASO y la elección general. Necesito dos o tres meses para prepararlo. Necesito que las 25 personas que se dedican todas las elecciones a preparar las urnas de toda la Capital estén vacunadas. Es gente que hace esto hace muchos años. Necesito que sean vacunados. Le presenté la lista con los nombres a la Corte, a la Cámara Electoral, al Ministerio de Salud y al de Interior. Si no los vacunan, no puedo preparar las elecciones. Porque si se contagiara uno, debo aislar a todos y el proceso no se puede realizar. No puedo exponerme a que se enferme el personal que está muy calificado en lo electoral”.

Luego de su diagnóstico de COVID positivo, Servini se tomará la licencia que indican los protocolos sanitarios y será reemplazada por otro juez federal tanto en el juzgado penal como en el electoral.