Originalmente fue denominado Día Internacional de la Mujer Trabajadora

En 1975, Naciones Unidas designó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer o el Día Internacional de la Mujer Trabajadora con la idea de conmemorar la lucha femenina en su reclamo de igualdad de oportunidades en la sociedad. La conmemoración tiene múltiples antecedentes a lo largo del último siglo.

Durante los primeros años del siglo XX, distintos movimientos organizaron manifestaciones que tenían el mismo espíritu que el actual 8M, sumando un significativo reclamo: la posibilidad de las mujeres de participar de los procesos electorales de la época. Finalmente, el 28 de febrero de 1910, en la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas fue el día en que los movimientos que participaron del encuentro definieron, por primera vez y bajo el consenso de las participantes, que el 8 de marzo se convertiría en el Día Internacional de la Mujer.

¿Por qué el 8 de marzo?

El 8 de marzo de 1908, un suceso transcendental marcó la historia del trabajo y la lucha sindical en el mundo entero: 129 mujeres murieron en un incendio en la fábrica Cotton, de Nueva York, Estados Unidos, luego de que se declararan en huelga con permanencia en su lugar de trabajo. El motivo se debía a la búsqueda de una reducción de jornada laboral a 10 horas, un salario igual al que percibían los hombres que hacían las mismas actividades y las malas condiciones de trabajo que padecían. El dueño de la fábrica ordenó cerrar las puertas del edificio para que las mujeres desistieran y abandonaran el lugar. Sin embargo, el resultado fue la muerte de las obreras que se encontraban en el interior de la fábrica. Ese mismo año, el 3 de mayo, se realizó un acto por el día de la mujer en Chicago, preámbulo para que el 28 de febrero de 1909, en Nueva York, se conmemore por primera vez el “Día Nacional de la Mujer”.

Con este antecedente, un año después, en 1910, se desarrolló la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, en la capital danesa, Copenhague. El tema central fue el sufragio universal para todas las mujeres, y por moción Clara Zetkin, líder del “levantamiento de las 20.000”, se proclamó oficialmente el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en homenaje a las mujeres caídas en la huelga de 1908.

Más cerca en el tiempo, en 1977, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designó oficialmente el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer. Luego, en 2011, se celebró el centenario de la celebración, con la premisa de Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU mujeres).