La pequeña tenía 10 años.

El caso de Verónica Escudero, conmociona hasta el día de hoy debido a los escalofriantes detalles de su muertes, que tiene como acusado a un familiar de la menor.

Fue hallada sin vida el 11 de mayo de 2012, a orillas del Río Tunuyán, donde había sido arrojada aún con vida según la investigación. Las pericias determinaron que la niña había sido abusada y el perfil genético arrojó que el agresor era un familiar. Mientras se señaló a gente de su entorno, se constató que el atacante sexual había sido su primo (y vecino), que por entonces tenía 17 años.

Por el caso, en ese momento quedó en libertad. Ya que la conducta del sospechoso era buena y y así llegó a juicio. La Cámara Penal de Menores de San Rafael (tiene jurisdicción en Tunuyán) lo citó a debate cuando tenía 18 años. Ese momento fue clave para Escudero: podía obtener el beneficio de continuar con las medidas tutelares o ser condenado a cumplir prisión efectiva por el abuso seguido de muerte.

Pero el sujeto, también fue imputado por la violación y la muerte de Natasha Prieto, quien fue hallada sin vida el domingo pasado en su casa de Colonia Las Rosas.

A 10 años del caso de la pequeña Verónica, sus seres queridos la recuerdan, «te quitaron la vida, tenias tanto por vivir por ser feliz. Siempre te recuerdo Verito así con esa hermosa sonrisa. Subo tu foto para que nadie se olvide de vos para que todos siempre te tengan presente, la justicia fue una mierda pero no quiero que nadie olvide tu caso, tu rostro, tu sonrisa quiero que todos te recuerden y nunca olviden. Yo quiero y pienso que estas descansando en paz y ojala sea así pequeña«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here