Supermercados y farmacias permanecerán abiertos.

El anuncio lo realizó el propio presidente de la nación, Alberto Fernández, mediante una conferencia de prensa.

El aislamiento deberá compelirse de manera obligatoria y quien no lo cumpla será penado por la ley. Solo permanecerán abiertos los supermercados y las farmacias.

Las personas que deberán cumplir con su trabajo deberán tener autorización correspondiente. Por el momento la medida será hasta el 31 de marzo.

«La gente no entiende que no se puede circular en la calle y por ese motivo, junto con los gobernadores tomamos la decisión de someter a todo el país al aislamiento social preventivo obligatorio», arrancó diciendo el jefe de estado.

La medida comienza a ser obligatoria para todos y todas a partir de las 00:00 de mañana viernes.

«Todas las personas deberán permanecer en sus casas pero van a poder salir a comprar a supermercados y negocios de barrio», aseguró el propio presidente Alberto Fernández.

«Gendarmería y la policía estará en las rutas y calles patrullando y haciendo que se cumpla la medida y controlando la circulación de las personas», aseguró el primer mandatario.