El presidente Alberto Fernández estimó que en las próximas semanas se normalizará la provisión de las dosis de Sputnik V y aseguró que en ese marco el Gobierno prevé la llegada de nuevos lotes de vacunas procedentes de Rusia y de AstraZeneca con el objetivo de “acelerar la vacunación al máximo”, mientras que en relación al ciclo lectivo y el retorno de la presencialidad subrayó que “nadie quiere que las clases no empiecen”.

En este punto, remarcó que “se ha planteado un escenario en el que parece que la Ciudad (Autónoma de Buenos Aires) quiere (el reinicio de clases) y el resto no”, cuando no es así, y subrayó que “el Estado tiene que garantizar las condiciones seguras”.

Las vacunas

El Presidente también se refirió a las tratativas que realiza el Gobierno con el laboratorio chino Sinopharm y, en ese sentido, reveló que en ese marco “se ha mejorado el precio” de esa vacuna para la Argentina, que quedó “en 20 dólares cada dosis”.

Por esa razón, adelantó, “está por concluir el proceso” mediante el cual el ente regulatorio Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) “tiene que verificar la calidad” de la vacuna desarrollada por el grupo farmacéutico chino Sinopharm.

Además, el primer mandatario afirmó que el Gobierno apunta a vacunar mensualmente contra la Covid-19 “a lo sumo cuatro millones y medio de personas” y en ese sentido reveló que, “para acelerar el proceso”, se está evaluando “habilitar farmacias”.Fernández también detalló que “hubo claramente una demora en las previsiones que había hecho Rusia, que a esta altura debería haber entregado 10 millones de vacunas”.

“La explicación que nos dan es que ha habido un retraso en la elaboración, porque parece que en la producción de vacunas hay que hacer como una escalada en la producción”, aseguró, y luego subrayó: “Los cálculos dan cuenta de que después del 15 de febrero todo se normalizará y yo confío que sea así”.

Al ser consultado sobre cuánto tiempo requerirá la Argentina para poder vacunar a su población, el Presidente respondió: “Nosotros, el cálculo que hacemos es que mensualmente podemos vacunar a lo sumo cuatro millones y medio de personas. Y estoy viendo experiencias que utilizan en el exterior, como habilitar farmacias para ampliar el número de establecimientos y acelerar el proceso”.

En relación a cuáles serán las vacunas con las que finalmente contará el país, el Jefe de Estado anticipó que “en unos días” se recibirán más dosis procedentes de Rusia y que también está prevista la llegada del primer lote de vacunas de AstraZeneca, que nos está adelantando parte de lo que se habían comprometido a entregar en febrero”.

“Sigo con la idea de que podamos recibir las vacunas de acá el 31 de marzo que Rusia se comprometió a entregar, y así acelerar la vacunación al máximo, porque la propuesta y la idea que yo tenía era contar con ellas para vacunar a las 13 millones de personas que están en situación de riesgo. Ahí incluyo al personal de la salud, de las fuerzas de seguridad, a los docentes, a los mayores de 60 años”, señaló en la entrevista.

Por otro lado, en relación al contrato con la farmacéutica de origen estadounidense Pfizer, Fernández afirmó: “Pfizer no tuvo vocación de avanzar con nuestro contrato, no soy yo quien no ha querido. Han tenido dificultades en el suministro y, por eso, tienen los problemas que tienen en Europa y en otros lugares de América Latina”.