Se esperan aumentos de hasta 20% en la hacienda destinada al consumo interno.

El Gobierno nacional busca frenar el aumento de precios en alimentos sensibles y con ese fin aplicó un cupo a las exportaciones cárnicas, que fue liberando de manera gradual. En paralelo, el valor de los bovinos livianos para reposición se encuentra en su máximo histórico y aumenta su brecha con vacunos destinados al mercado interno.

Mientras las estadísticas oficiales, muestran que el precio de venta al público en las carnicerías bajó un 2,4% en los últimos tres meses. Se anticipan subas para lo que resta del año.  

Desde la Casa Rosada relanzó el programa de Precios Populares, compuesto por 6.000 toneladas mensuales, con nueve cortes parrilleros disponibles en supermercados.

Pero, consignatarios consultados por un medio nacional advirtieron que en los próximos dos meses, se empezará a sentir con fuerza el faltante de novillitos y vaquillonas, situación que trasladará presión alcista a los mostradores. «La suba no será escalonada, será repentina», señalaron.

En este contexto, se espera que las principales categorías de consumo en ese mercado concentrador registren un aumento de hasta 20%. La incógnita es cuánto de este incremento se trasladará a los precios. «Los mostradores están contenido por el momento, no se pueden trasladar aumentos», reconoció un abastecedor.

 La misma fuente afirmó que en las próximas semanas, el faltante de hacienda y la mayor presión del consumo empezarán a trasladarse a las pizarras de las carnicerías. «El aumento llegará a todos los cortes y luego cada comercio verá como los administra, de acuerdo al bolsillo de sus clientes», afirmó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here