Estos elementos se suman a otros ya confeccionados por profesionales de la educación de ese departamento, como libros y tableros sensoriales en las aulas para una futura vuelta a las clases presenciales.

Profesionales del Servicio Educativo de Orientación Social (SEOS) y Centros de Desarrollo Infantil y Familiar (CDIyF) junto al personal de la Dirección de Educación de la comuna de Tupungato, trabajan sin pausa para que el retorno a los centros educativos sea un auténtico mundo de recreación. El objetico principal recae en que cuando todo vuelva a la normalidad, niños y niñas podrán disfrutar de libros, alfombras y tableros sensoriales en sus aulas, elementos confeccionados y producidos por profesionales y personal de la comunidad educativa de Tupungato durante este periodo, lo que ha generado un importante porcentaje de material reciclado -como papel, cartón, tela, tapitas de botellas- y otros materiales como goma eva, pinturas, abrojos, botones y mucho más.

A esta iniciativa se refirió expresó el director de Educación de la comuna local, Adrián Castro. “Estamos en la segunda etapa, continuamos elaborando material didáctico para el retorno de los chicos a las clases en forma presencial y en esta ocasión hemos terminado con las alfombras sensoriales que son para que trabajen los chicos en el suelo, para que puedan trabajar de manera individual o grupal de acuerdo a la forma de trabajo que la docente disponga”. Asimismo, el funcionario explicó: “Como hicimos en la primera etapa con los libros sensoriales, en esta oportunidad el personal de SEOS, CDIyF y de la Dirección de Educación específicamente, han trabajado desde sus hogares aquellos que pueden hacerlo y otros de manera presencial en el Centro Regional Universitario”.

Así, adelantaron desde el área, en total en esta instancia se confeccionaron 44 alfombras y 60 almohadones para el uso en las aulas. Además, Castro  adelantó que ya se está desarrollando la tercera etapa de esta iniciativa, la cual corresponde a tableros sensoriales o también conocidos como tableros de Montesori.

Los procesos

Durante muchas horas y días, las aulas del CRUT (Centro Regional Universitario Tupungato) se convierten en talleres de trabajo, donde el arte de la costura, pintura y carpintería cobran vida en mano de mujeres y hombres que esperan que los infantes se aventuren con las diferentes sorpresas que guarda cada material didáctico.

El objetivo

Este material les permite a los niños y niñas explorar, experimentar, quitar, tocar, apretar, colocar, atar -entre muchas más alternativas- estimulando el desarrollo sensorial, la psicomotricidad fina, la coordinación de las manos y la creatividad. La manipulación de estas herramientas despierta la curiosidad por los elementos, sus formas, números, lenguaje, imaginación y la emoción, incentivando el hábito de la lectura ya que el contacto con estas actividades permite que se familiarice con el lenguaje a pesar que aún no sea un lector.

“Esto es fundamental para poder estimular a los niños y niñas desde pequeños, para que se pueda trabajar con ellos distintas temáticas y son materiales necesarios que las docentes y profesionales siempre han requerido y este es el momento propicio para poder hacerlo” aseveró el Castro.