Marzo dejó varios impactos al bolsillo.

El cuarto mes del año también traerá aumentos que afectarán el costo de vida de las familias mendocinas. Se espera un nuevo aumento de combustibles y servicios esenciales.

YPF anunció que volverá a hacer un ajuste de 5% en los precios de surtidores. Además con una inflación acumulada del 7,8% en el primer bimestre del año, los incrementos que vienen ejercerán más presión sobre el costo de vida.

En cuanto a las tarifas de electricidad y gas, las empresas que forman parte de la generación y distribución participan de audiencias públicas para definir un esquema tarifario de transición, luego del congelamiento del 2020. Se estima que las tarifas de energía tendrán el primer aumento de la presidencia de Alberto Fernández hacia fines de abril o principios de mayo, con el fin de achicar costos en subsidios y reducir el déficit fiscal.

Según se proyecta, una vez que se complete el tramo de aumentos previstos para abril y mayo, los precios de las naftas premium superarían los $100. En marzo ya hubo aumentos en prepagas, colegios privados. La inflación podría alcanzar un 12% en el primer trimestre si, como estiman los analistas, el dato de marzo se ubica alrededor del 4% otra vez.

Esto alejará aún más la posibilidad de cumplir con la proyección del 29% de inflación realizada en el Presupuesto. Además, habrá un ajuste del 10% en los sueldos del personal doméstico, y aumentarán las expensas producto del acuerdo de paritarias que lograron los encargados de edificios. En el sistema financiero, en el cuarto mes del año volverán a cobrar la extracción en cajeros automáticos. Desde abril, los bancos volverán a cobrar por el uso de cajeros automáticos que pertenezcan a una red o entidad diferente a la que emitió la tarjeta de débito.