El Senado sancionó la nueva ley de alquileres en una nueva sesión virtual que la oposición abandonó por segunda vez en lo que va del mes, en desacuerdo con la inclusión de temas que entendió que no estaban vinculados a la pandemia de coronavirus.

La nueva ley de alquileres sancionada había recibido media sanción de la Cámara de Diputados en noviembre del año pasado.

Tambien fue aprobada la ley de educación a distancia que será implementada “cuando la escolaridad presencial sea inviable, en caso de epidemias, pandemias, catástrofes o razones de fuerza mayor que impidan la concurrencia a los establecimientos educativos“.

La nueva Ley de Alquileres reforma el vínculo entre propietarios e inquilinos

El oficialismo advirtió que, en medio de la emergencia sanitaria, “todos los temas son atravesados por la pandemia” y votó en soledad la nueva normativa para los contratos de locación, que contempla extender de dos a tres años el tiempo de alquiler y una flexibilización para la presentación de garantías.

  • Los contratos tendrán un plazo mínimo de tres años, en lugar de dos, como sucede actualmente.
  • La actualización del precio de todos los contratos (independientemente de su valor) será anual, en lugar de semestral.
  • El aumento del precio del alquiler se calculará sobre la base de una fórmula de indexación mixta que combina en partes iguales la evolución mensual de la inflación ( IPC) y de los salarios (RIPTE).
  • El depósito de entrada que pagan los inquilinos al iniciar el contrato no podrá representar un monto mayor al valor del primer mes de alquiler.
  • Los inquilinos tendrán más opciones a la hora de presentar al propietario en concepto de garantía: ya no sólo se admitirán inmuebles de terceros sino también recibos de sueldos, certificados de ingreso, seguros de caución o avales bancarios.
  • Las expensas extraordinarias quedarán a cargo del propietario y no del inquilino. El inquilino sólo deberá pagar las ordinarias, que incluyen los gastos habituales del edificio.
  • Los ocupantes de la vivienda podrán interrumpir el contrato y abandonarla en forma anticipada sin pagar indemnización, si cumplen con un mínimo de tres meses de aviso previo.
  • Todos los contratos deberán estar inscriptos ante la AFIP para evitar la evasión impositiva y posibles abusos por fuera de la formalidad legal. Así, obligaría a los propietarios a “blanquear” el ingreso que perciben por el alquiler, y se evitarán los conflictos por contratos fraudulentos o apócrifos.
  • El reintegro del mes de garantía debe realizarse en efectivo al momento de la restitución del inmueble, al valor del último mes de alquiler.
  • Los gastos a cargo del locador pueden ser compensados por el locatario con el importe de los alquileres, previa notificación fehaciente.
  • La intermediación solo puede estar a cargo de un profesional matriculado para el corretaje inmobiliario.
  • Se crea el Programa Nacional de Alquiler Social para la adopción de medidas que faciliten el acceso a la vivienda digna en alquiler mediante contratación formal; entre ellas: la especial consideración de las personas en situación de violencia de género, la regulación de la actividad de las entidades que otorgan garantías de fianza o seguros de caución, la promoción de un seguro obligatorio para cubrir las faltas de pago de alquileres y las indemnizaciones por daños y ocupación indebida de inmuebles.

Durante la sesión también se sancionó la ley que regula la educación a distancia, implementada por las escuelas de todo el país desde que se inició el aislamiento social preventivo y obligatorio, y se aprobó y giró a la Cámara de Diputados una nueva normativa para la inscripción de sociedades comerciales.

En el cierre del debate, el jefe de los senadores del Frente de Todos, José Mayans, cuestionó a la oposición por haberse retirado de la sesión y afirmó que “no acompañan los temas que hacen a la emergencia” sanitaria.

Se enojan porque trabajamos” y repiten “un relato lleno de mentiras y de obstrucción para socavar el esfuerzo del gobierno nacional” para mitigar los efectos de la pandemia, sostuvo Mayans poco antes de votar la nueva ley de alquileres.

Antes de desconectarse de la sesión, el jefe de los senadores de Cambiemos, Luis Naidenoff, había advertido que la oposición “siempre iba a poner un freno y un límite” a lo que calificó como “atropellos” del oficialismo por “cambiar la hoja de ruta en medio de las peores señales económicas“.

El senador aliado de Cambiemos, Juan Carlos Romero, aclaró que la oposición no se oponía a esa ley pero sí al hecho de incluirla en el temario de sesiones remotas cuando “no era una cuestión urgente” porque los inquilinos estaban contemplados en los decretos de suspensión de desalojos dictados por el Gobierno

La oposición se retiró de la sesión tras manifestar su desacuerdo con el temario

La oposición se retiró en desacuerdo con dos de los temas que fueron incluidos en el temario porque no estaban vinculados con la pandemia de coronavirus y con acusaciones al oficialismo de romper el acuerdo parlamentario por el cual sólo podían debatirse cuestiones vinculadas con la pandemia de coronavirus.

El interbloque de Juntos por el Cambio, acompañado por los representantes del Interbloque Parlamentario Federal, votó favorablemente la ley de Educación a Distancia y se levantó antes de que se traten la Ley de Alquileres y un proyecto sobre Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS) presentado por el senador del Frente de Todos, Oscar Parrilli.

Previamente, ambos interbloques difundieron una nota enviada a la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, en la que se argumenta que en el acuerdo alcanzado para sesionar de manera virtual “se ha habilitado de manera transitoria la posibilidad de las sesiones virtuales remotas en las condiciones excepcionales de la norma, solo para ser tratados aquellas leyes que requiera el Poder Ejecutivo Nacional y aquellas iniciativas que a criterio del H. Congreso de la Nación sean necesarias para combatir el Covid 19″.

El texto que lleva la firma de los presidentes de los bloques del radicalismo, Luis Naidenoff; de PRO, Humberto Schiavoni, y del interbloque Parlamentario Federal, Juan Carlos Romero, acusa al oficialismo de “romper el indispensable marco de confianza requerido entre las partes para poder sesionar“.

En cada sesión demuestran y destilan revancha, no asumen que son gobierno y deben administrar el día a día”, aseguró Naidenoff.

Fuente: Telam