El Congreso aprobó la última semana la nueva Ley de Alquileres que reforma el vínculo entre propietarios e inquilinos.

La nueva norma modifica el Código Civil y Comercial de la Nación y establece las reglas para los contratos de locación que benefician a los inquilinos, como el aumento de los años de duración de los convenios y la obligación de proponer dos garantías a elegir por el propietario.

Ahora resta su reglamentación y la publicación en el Boletín Oficial de la Nación. Es importante saber que los contratos que se firmen al otro día de la publicación de la ley en el estarán abarcados por la nueva norma, no así los que se hayan firmado antes”, sostuvo la agrupación Inquilinos Asociados en un comunicado.

En ese sentido, el Artículo 23 establece: “Las disposiciones de la presente ley entrarán en vigencia el día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de la República Argentina y serán aplicables para los contratos que se celebren a partir de su entrada en vigencia”.

En tanto, aquellos contratos que se renueven a partir de la oficialización de la ley estarán enmarcados bajo los parámetros sancionados por el Congreso la semana pasada. Mientras que los que se encuentran en curso, hasta la fecha de su vencimiento, no tendrán modificación.

En los primeros 5 meses de 2020 el valor promedio de los alquileres subió 15,5%, unos 4 puntos porcentuales por arriba de la inflación

Otros cambios en la legislación

Entre las novedades que introdujo la norma sancionada la última semana por el Congreso figuran las actualizaciones de precios. Los nuevos alquileres firmados tras la publicación de la ley se ajustarán una vez por año con una fórmula compuesta en un 50% por la evolución de los salarios según el Ripte (Remuneración Imponible para el Trabajador Estable, que informa la Anses, y 50% por la evolución de la inflación que mide el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Hasta ahora, los valores de los alquileres se definen cuando se firmaba el contrato, un precio total que se dividía por los 24 meses de duración del alquiler y que en general se pactaba con incrementos semestrales o cuatrimestrales, preestablecidos.

En este contexto, desde el sector inmobiliario advirtieron que los precios de los alquileres en los últimos años vinieron subiendo por debajo de la inflación.

Sin embargo, advierten en el sector que no hay que perder de vista que los contratos que se vencen en estos meses están amparados por el Decreto 320/20, que prorrogó hasta el día 30 de septiembre de este año la vigencia de los contratos de locación de los inmuebles (los que vencieron desde el 20 de marzo pasado).

Cada vez más inquilinos se endeudan para pagar el mes

Según un informe de la asociación Inquilinos Agrupados, el 49% de los inquilinos de todo el país tiene problemas para pagar el alquiler de junio. “Vemos con respecto al mes anterior, una baja de 10 puntos en el cumplimiento del pago del mes, que seguramente sea por la apertura de la cuarentena en varias provincias del país, aunque de todas formas el resultado es realmente preocupante. La grave crisis económica puede verse cuando observamos que un 68% tiene menos ingresos o dejó de percibirlos”, destacó.

Por otro lado, a pesar de la obligatoriedad que fija el Decreto 320/20 a pagar mediante transferencia por CBU, Inquilinos Agrupados observó que 44% del sector relevado pagó en efectivo el alquiler.

Asimismo, el 67% dijo estar endeudado o recibiendo ayuda de algún familiar. “Es menester entender que la necesidad de extender el Decreto 320/20 es fundamental para evitar una crisis habitacional que deje a miles de familias en la calle”, destacaron desde la agrupación de marras.

Existen dos maneras de rescindir anticipadamente un contrato: con causa y sin causa. Ambas requieren notificar al locador por carta documento

Existen dos maneras de rescindir anticipadamente un contrato: con causa y sin causa. Ambas requieren notificar al locador por carta documento, según explican en Inquilinos Agrupados, a cargo de Gervasio Muñoz.

En el primer caso, el inquilino puede rescindir el contrato sin que exista una causa imputable al propietario una vez que transcurrieron seis meses desde el inicio del contrato. “El Código Civil establece el pago de una multa de un mes y medio de alquiler, si la rescisión se realiza durante el primer año de contrato y de un mes de alquiler, si se realiza transcurrido dicho plazo”, aclara la organización.

Mientras que, si la rescisión es con causa cuando, porque, por ejemplo; se produce un daño en la vivienda que el locador no solucionó en tiempo y forma, como puede ser una filtración de humedad, el inquilino notifica al propietario y éste no lo resuelve debidamente, el inquilino no está obligado a esperar a que se cumplan seis meses desde el inicio del contrato, ni avisar con anticipación; sin pagar multa y podrá reclamar la restitución de su depósito en garantía. “Todo esto, independientemente del descuento en el precio del alquiler que pueda corresponder en cada caso”, indica Inquilinos Agrupados en su página web.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here