Ambos colaboradores de mi gestión, Pablo Reyes y Fernando Álvarez presentaron su renuncia indeclinable a los cargos a los que fueron encomendados. Voy a estar siempre muy agradecido por lo que significaron para el gobierno y la gran tarea en materia social que se ha llevado adelante”, dijo el intendente Walter Marcolini.

Además, el intendente anunció que se labraron multas para todos los que estuvieron presentes en el ya famoso cumpleaños realizado hace algunos días atrás en dependencias de la Municipalidad de General Alvear, en horario de trabajo.

Pablo Reyes, secretario de Desarrollo Social y Fernando Álvarez, director de Contingencias Sociales quedaron en el ojo de la tormenta cuando se publicaron fotos en las redes sociales en las que se veía como festejan un cumpleaños en el salón donde funciona el área de Discapacidad.

En la reunión no se cumplían las restricciones impuestas para esta etapa de distanciamiento social en Mendoza. Había alrededor de 16 personas, no utilizaban tapabocas y no respetaban el distanciamiento.

Como responsable máximo del área, Pablo Reyes asumió públicamente la responsabilidad al asegurar que “fue un error mío” al permitir el festejo, pero aseguró que no hubo violación de la cuarentena ya que “fue en un ámbito de trabajo”.

Inmediatamente las fotos del encuentro se reprodujeron en las redes sociales y los celulares, los concejales justicialistas pidieron explicaciones y también la renuncia de ambos integrantes del gabinete.

Si bien en principio el intendente Marcolini les exigió a sus funcionarios que se presenten en la justicia a dar explicaciones, esa medida no alcanzó para evitar la catarata de críticas que llovieron sobre la gestión y en la mañana de hoy lunes se confirmó la salida de ambos funcionarios.

Además de resaltar las virtudes de Reyes al frente de Desarrollo Social el intendente dijo: “Quiero dejar en claro que desde que inició la pandemia hemos cuidado a los alvearenses y cuando se comete un error de esta naturaleza las reglas son iguales para todos los ciudadanos. Esto generó que el bloque opositor denunciara la situación y hemos llegado a la conclusión que fue un descuido porque no hubo intencionalidad de contagiar ni propagar el coronavirus. No hubo malicia en el acto realizado”.

En cuanto a las infracciones que labró el municipio, Marcolini anunció que se labraron multas de $10.000 a cada una de las personas que participaron al festejo y además se autoimpuso una multa de $50.000 a la Municipalidad de General Alvear.

En reemplazo de Pablo Reyes asumirá en la secretaría de Desarrollo Social, Norma Ruiz. Mientras que el cargo de directora de Educación que ocupaba Ruiz pasó a estar en manos de la profesora Roxana Molero.