Tras el paro del sector, manifestaron algunos conflictos.

El sector dedicado a una de las actividades productivas más importantes de la provincia, llevó adelante dos intensas jornadas de protestas en pedido de un sueldo mejor. Los propios trabajadores debieron salir a las calles para reclamar aquello que les corresponde, mejoras salariales.

Por estos días, lograron alzar su voz, organizarse y manifestar un justo reclamo por un sueldo digno. Bodegas y calles del Valle de Uco, fueron escenario de la lucha, con carteles y bombos se hicieron oír, ya que el sindicato que los “representa”, SOEVA, “brilla por su ausencia”, tal como ellos lo manifiestan.  Sin representación sindical, “no hay ningún trabajador vitivinícola en los sindicatos, son todos familias”, aseguraron.

En ese marco, desde viñateros autoconvocados, aseguraron a este medio que el paro tuvo un gran acatamiento a nivel provincial. Pese a la gran convocatoria masiva, algunos obreros aseguran haber recibido amenazas por parte de las autoridades a cargo de bodegas. En el Valle de Uco, viñateros y bodegueros alertaban que durante el mediodía de ayer, en el departamento de San Carlos, “le están dando de baja a la gente que hizo paro”.

Ahora, continuando con la exigencia de un aumento del 100% de los salarios para alcanzar la canasta básica, desde la Federación de Obreros, Empleados Vitivinícolas y Afines (FOEVA) se acató finalmente la conciliación obligatoria, se levantó el paro nacional y los próximos días serán clave para el sector.